Venezuela: Previo a elecciones, disminuyen expectativas de cambios

Las elecciones programadas para este domingo 21 en Venezuela juegan un papel muy importante, hasta más que los resultados finales del sufragio.

Esto ante las supuestas coyunturas definitivas, encrucijadas y batallas finales, con los que siempre se han realizado esos procesos en el referido país.

Sobre todo, en el que ya no se juega el 'todo o nada', sino que más bien no se espera que esta fecha parta la historia en un antes y un después.

Los resultados del domingo en Venezuela probablemente no producirán grandes euforias, tal cual como la campaña que no ha generado expectativas de drásticos cambios de rumbo para ninguno de los bandos políticos.

Sin embargo, parafraseando a Karl Marx, hay que "ser capaz de oír a la hierba crecer" para comprender que es mucho lo que se juega en estas elecciones.

Incluso, más allá de los resultados, lo más importante de estos comicios son los términos en los que ha sido convocado, en medio de un ambiente pacífico.

Así como un proceso de reinstitucionalización que convertirán este evento en el pistoletazo inicial para el diseño e implementación de dos estrategias a enfrentarse los próximos años.

Pase lo que pase el domingo en cuanto a los cómputos finales, comenzará la carrera para las presidenciales de 2024.

No obstante, el acontecimiento en términos proyectivos, tiene potencialidad de llegar a ser el más importante desde que la oposición se empecinó en su política abstencionista.

Impulsada desde Washington y que solo le produjo una enorme hemorragia de su acumulado de fuerzas y el atornillamiento definitivo de su contrincante.

Las próximas presidenciales podrían hacerse en un ambiente alejado del despropósito que imperó durante estos años.

Es decir, el de "de todas las cartas están sobre la mesa", que impuso el expresidente Donald Trump en las relaciones internacionales sobre Venezuela.

Partido de Gobierno podría mantener liderazgo político en Venezuela

Por ello, el escenario más probable es que el partido de Gobierno mantenga su liderazgo en la casi totalidad de gobernaciones y alcaldías del.

Sin embargo, con un poder electoral repotenciado, con la vuelta de las misiones internacionales y el definitivo tránsito de la oposición a la estrategia electoral.

La evaluación deberá estar ubicada tanto en los números resultantes de las urnas como en las perspectivas hacia 2024.

Es allí donde estas regionales pueden develar el espíritu que gobernará las pasiones políticas durante los próximos años y las pondrá bajo la racionalidad electoral.

Y eso es algo novedoso para una oposición acostumbrada a cantar fraude y para un chavismo triunfante que no supera el 20% del padrón electoral.

Por lo que no se esperan resultados asombrosos ni por la cantidad de votantes que mueva el chavismo.

Tampoco por la cantidad de gobernaciones y alcaldías que gane la oposición o el nivel de abstención.

Fuente: RT