María Ressa periodista filipina galardonada al premio Nobel de la Paz

 Manila.- La periodista filipina Maria Ressa, ganadora dijo que el premio ayuda a dar "aliento" y "coraje" a los periodistas para seguir adelante.

Maria Ressa resalto que el galardón es una muestra de cómo "los peligros para ejercer el periodismo han aumentado en todo el mundo".

"El Nobel de la Paz ha puesto el foco en cómo los peligros para ejercer nuestra profesión, en todo el mundo, han aumentado.

El premio nos da aliento a los periodistas, ahora podemos respirar y seguir adelante con coraje para contar nuestras historias", aseguró en declaraciones.

María Ressa comparte con el periodista ruso Dmitry Muratov el Premio Nobel que destacó los esfuerzos de ambos "para salvaguardar la libertad de expresión.

La periodista, eufórica y desbordada reconoció que casi no había tenido tiempo de hablar con su familia.

"Los algoritmos nos están dividiendo", añadió Ressa, que ha destacado por su incansable lucha contra las noticias falsas y la desinformación en las redes sociales.

La veterana reportera

Fundadora del portal digital Rappler uno de los medios de referencia en su país, se ganó la animadversión del presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte.

Por su investigación de la sangrienta guerra contra el narcotráfico, lo que la puso en la diana de una campaña de desprestigio en las redes sociales y de acoso judicial.

El Gobierno de Duterte no ha hecho, de momento ningún comentario, sobre el premio Nobel de Paz a, el primero en ser otorgado de manera individual a un ciudadano filipino.

"Esto es lo que pasa cuando cruzas la línea y presionas a alguien para silenciarlo", comentó la periodista al ser preguntada por la reacción del polémico presidente.

La periodista se enfrenta a siete procesos por presunta evasión de impuestos y vulneración de las leyes de propiedad de los medios.

Por este caso, podría cumplir una pena de hasta seis años de cárcel, aunque se encuentra en proceso de apelación.

Hasta el momento no sabe si la Justicia de su país le dará permiso para viajar a Oslo a recoger el premio Nobel en diciembre.

"A veces bromeo y digo que realmente podría agradecer al presidente Duterte muchas cosas, me obligó a definir mis líneas, a ceñirme a la idea de mis valores.

Obligó a Rappler a ser más idealista, mejor, más rápido, más impulsado por su objetivo, y espero que salgamos más fuertes", explicó sonriente.