Internacionales

Aumenta temor de que Putin ordene un ataque con arma nuclear

Aumenta temor de que Putin ordene un ataque con arma nuclear
Aumenta temor de que Putin ordene un ataque con arma nuclear

Desde los inicios, el ser humano ha buscado superarse constantemente, lo que le ha permitido lograr increíbles hazañas, como llegar a la Luna. Sin embargo, estos avances también le posibilitaron realizar importantes progresos tecnológicos que hacen a la Tierra un lugar menos seguro.

Sin dudas, en esta descripción entra el desarrollo de las armas nucleares, uno de los avances más importantes en la historia de la humanidad, pero, a su vez, el más peligroso.

La primera detonación nuclear en la historia fue la prueba Trinity, la cual se llevó a cabo en Nuevo México, en julio de 1945, como parte experimental del proyecto Manhattan. 

Un par de meses después, la humanidad vivió uno de sus momentos más oscuros cuando, a fines de la Segunda Guerra Mundial, Washington decidió lanzar dos bombas nucleares sobre Japón.

El 6 de agosto de 1945, EE.UU. lanzó la bomba Little Boy sobre Hiroshima, provocando la muerte de unas 80.000 personas, mientras que tres días después, el 9 de agosto, lanzó la bomba Fat Man sobre Nagasaki, matando a otras 40.000 personas.

Tras estos sucesos, Robert Oppenheimer, el líder del proyecto Manhattan, reconoció que le vinieron a la mente las palabras del texto sagrado hinduista Bhagavad Gita: “Ahora me he convertido en la muerte, el destructor de mundos”.

Sin embargo, el monopolio nuclear le duró poco y nada a EE.UU.: en agosto de 1949, la Unión Soviética realizó su primera detonación. A partir de allí, varios países desarrollaron este tipo de armamentos y, hoy en día, son nueve los que lo poseen: a los países ya mencionados (Rusia lo heredó de la URSS), se suman Reino Unido, Francia, China, India, Pakistán, Israel y Corea del Norte.

Actualmente, más de 70 años después de la primera detonación, en el mundo se estima que hay más de 12.000 ojivas nucleares. Pero, aunque el mundo aprendió a convivir con las mismas y se llegó al consenso de no utilizarlas nunca más, muchos temen que este compromiso llegue a su fin con la guerra en Ucrania.

Puedes leer:

Más contenido por Redacción CDN