Espectáculos

«Firebird» llega al cine: La historia gay que averguenza a Moscú

"Firebird" llega al cine: La historia gay que averguenza a Moscú
"Firebird" llega al cine: La historia gay que averguenza a Moscú

Firebird, película que se estrena este 22 de abril en el Reino Unido y el 29 en Estados Unidos y Canadá, lleva a la pantalla grande las memorias del actor ruso Sergey Fetisov. En 1977, cuando Estonia estaba ocupada por la Unión Soviética, el actor llegó a una base militar para cumplir su servicio militar. Quería terminar pronto el trámite para instalarse en Moscú y comenzar su carrera en el teatro. Pero de pronto deseó que su estadía se prolongara para siempre: comenzó un romance, que literalmente transformó su vida, con un piloto de combate.

El británico Tom Prior (Kingsman: The Secret Service, The Theory of Everything) y el ucraniano Oleg Zagorodnii son los protagonistas de esta opera prima del estonio Peeter Rebane, que recibió seis premios al pasar por los festivales. La aplaudieron en Londres durante BFI Flare, en Los Angeles durante Outfest y en Toronto durante Inside Out Film Festival, entre otras ciudades. Pero no en Moscú.

El ataque contra «Firebird»

Si bien las relaciones homosexuales dejaron de ser ilegales en Rusia en 1993, el estigma y la discriminación son duros de matar. No ayuda que en 2013 se hayan promulgado leyes contra “la propaganda homosexual”, que siguen en pie a pesar del rechazo que causaron y de haber sido declaradas discriminatorias por la Corte Europea de Derechos Humanos en 2017.

A Prior le sorprendió que el Festival de Cine de Moscú aceptara Firebird, contó a MovieWeb. “Pensamos: ‘Caramba, allí hay un verdadero progreso, estamos a punto de ver un cambio real en la posición política de Rusia sobre sus comunidades LGBT+’. Pero entonces se hizo la primera proyección y la fiscalía estatal recibió una carta diciendo que debía ser eliminada del festival”.

"Firebird" llega al cine: La historia gay que averguenza a Moscú

 

El actor recordó manifestantes con carteles que decían “Basta de propaganda homosexual”. Asimismo, un centenar de artículos de prensa en los cuales se dijo “que la película era horrible y que deshonraba al festival”. En The Guardian evocó algunos de los títulos: “Un estonio, un británico y un ucraniano avergüenzan a Moscú” y “Un puñetazo en el rostro del soldado ruso”, entre ellos.

“Básicamente, el festival suspendió la venta de entradas”, añadió Rebane a MovieWeb. “La película se proyectó en un auditorio vacío, algo muy triste. Eso muestra hasta qué punto las cosas están mal y por qué creo que esta película es importante, en particular a la luz de las últimas seis semanas y lo que está sucediendo”, dijo en alusión al ataque de Rusia a Ucrania.

Más contenido por Andrés Tovar