Una reforma sanitaria dura

El proyecto de reforma del sistema de seguro de salud propuesto por los senadores republicanos dejaría a 22 millones de personas más sin seguro médico en 2026, colocando la cifra de no asegurados en casi 50 millones de personas en ese año. Esto sería un duro golpe para esa población, quien tendría que incurrir en gastos de bolsillo para hacer frente a su demanda de servicios de salud.

En términos fiscales la reforma propuesta por los republicanos es positiva. La Oficina de Presupuesto del Congreso estima que esa reforma a la Obamacare o Ley de Cuidados de la Salud Asequibles (Care Affordable Act) reducirá el déficit federal en 321 mil millones de dólares en los próximos diez años.

De acuerdo al Wall Street Journal, el ahorro fiscal se logrará por significativos recortes al programa Medicaid y a la disminución de los subsidios que son otorgados a las personas de bajos ingresos para que puedan adquirir su seguro médico.

La reacción de la población no se hará esperar. Cabe recordar que la Obamacare extendió el Medicaid a todos los adultos en muchos estados y mejoró el Medicare para los adultos mayores y con incapacidades. Además, extendió la cobertura de los empleadores a millones de trabajadores. La pérdida de esos beneficios será un duro golpe para los segmentos de población más pobres.

En contraposición, los promotores de la reforma al sistema de seguro de salud opinan que la Obamacare es muy costosa para el gobierno y para las empresas. Por eso promueven cambios importantes, que reducirán el costo laboral unitario que enfrentan las empresas al mismo tiempo que elevará la sostenibilidad de las finanzas públicas de los Estados Unidos.

Ya se verá qué lado gana la batalla.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

AnteriorQuedan incomunicadas 800 familias en Cevicos tras colapso de puente
SiguienteHospiten SD y ARS Reservas firman acuerdo a favor de afiliados