Resto del Mundo

Un 79 % de los brasileños piensa que la pandemia está fuera de control

El sondeo muestra que 55 % de los entrevistados tiene «mucho miedo» a contagiarse

Sao Paulo, Brasil.- Un 79 % de brasileños piensa que la pandemia está fuera de control en el país, frente al 62 % que manifestaron esa opinión en enero, según una encuesta elaborada por el Instituto de investigación Datafolha, y publicada este viernes por el diario Folha de Sao Paulo.

El sondeo, con un margen de error de dos puntos porcentuales, fue realizado por teléfono a 2.023 personas de todos los estados del país el 15 y 16 de marzo.

Un día antes de realizarse la encuesta, se filtró la noticia de que el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, tenía previsto sustituir a su ministro de Salud, Eduardo Pazuello. Finamente, se nombró al cardiólogo Marcelo Queiroga como nuevo titular de cartera, lo que le sitúa como el cuarto fichaje en ese ministerio desde el comienzo de la pandemia.

Situación crítica

Brasil vive una situación crítica con casi 300.000 fallecidos y más de 11,7 millones de infectados, el colapso hospitalario en casi todos los estados, una lenta campaña de vacunación y la preocupación por las nuevas cepas.

El sondeo también muestra que un 55 % de los entrevistados tiene «mucho miedo» a contagiarse de COVID-19, frente al 44 % registrado en enero.

La prestigiosa Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz) advierte que Brasil atraviesa el «mayor colapso sanitario y hospitalario de la de historia» por causa del coronavirus. La institución científica calcula que 24 de los 26 estados y el Distrito Federal tienen una tasa de ocupación igual o superior a un 80 % en las unidades de terapia intensiva (UTI).

El jueves se comunicó la primera muerte de un joven de 22 años en la ciudad de Sao Paulo, después de esperar para ser atendido en cuidados intensivos. En el estado de Goias, el exgobernador Helenês Cândido falleció cuando lo trasladaban en ambulancia al hospital. Llevaba tres días esperando una cama en la UTI.

El Frente Nacional de Alcaldes (FNP) -que representan a 412 ciudades con más de 80.000 habitantes- pidió al presidente, Jair Bolsonaro, y al Ministerio de Salud «medidas inmediatas» para hacer frente a la falta de oxígeno y medicamentos para la sedación de pacientes intubados con COVID-19.

Según informaciones de las secretarias municipales de Salud en varios estados, las reservas públicas de los medicamentos que son necesarios para intubar están en «niveles críticos» y pueden terminarse en los próximos 20 días.

Fuente: RT

Más contenido por Redacción CDN