Relatan que aunque tienen la tarjeta Solidaridad el dinero no les alcanza para suplir sus necesidades

Santo Domingo, RD- En el territorio dominicano el desafío de mantener a las personas en sus casas se ha logrado a medias y por consiguiente las cifras de infectados y muertos por el COVID-19 están aumentado.

¿Qué ocurre? ¿Por qué a pesar del peligro los ciudadanos no se quedan en sus casas?

“Porque no hay dinero para uno sostenerse en la casa y si uno no sale a buscar algo, la cosa está mala, esta difícil”, asegura un ciudadano que aunque reconoce que corre peligro de contagiarse, explica que no tiene otra opción. Sin comida es difícil quedarse en casa.

Para el programa La Verdad a Fondo, nuestra periodista Kirsis Díaz visitó hogares de escasos recursos para ver qué tienen ellos en sus neveras en este tiempo de cuarentena. Lo que encontró era deprimente.

En La Zurza, uno de los 215 sectores que componen el Distrito Nacional, capital del país,  el virus ha conseguido propagarse con rapidez infectando a más de mil 300 ciudadanos. Sin embargo las personas no pueden dejar de salir a buscar el sustento de sus familias.

En el recorrido encontramos el caso de  Ariscaidy, una señora que trabajaba como doméstica en una casa, pero fue despedida tras la declaratoria de cuarentena.

“No tengo nada, no tengo trabajo, mi marido tampoco está trabajando por lo que está pasando”, expresó.

Para subsistir su esposo ha debido incumplir el llamado de las autoridades de quedarse en la casa.  El panorama de sus vecinos es muy parecido.

En ese sector la mayoría de neveras solo tienen agua.

También conocimos la realidad del sector Los Guandules, al llegar elegimos varias casas al azar para ver qué tienen en sus neveras.

Algunas personas relatan que aunque tienen la tarjeta Solidaridad, el dinero no les alcanza para suplir sus necesidades.

Abriendo neveras casa por casa, nos topamos con algunos que ni siquiera tienen.

-“Nevera no tenemos”, dijo una mujer.

-¿Y dónde pones lo que compras?, pregunta la periodista.

-En el gabinete, responde.

-Vamos a verlo”.

- “No tengo nevera, cuando hago mi compra la pongo en una cubeta, parte la meto acá”. Nos mostró la comida que le queda en esta cuarentena para ella y sus cuatro niños.

Solo tenía  fideos, arroz, espaguetis, harina, aceite, salami y cinco huevos. Todo de a poquito.

Admite que a veces llegan días en los que no tienen qué comer porque está trabajando. Ante nuestras cámaras expresó que se ha visto en la necesidad de empeñar sus pertenencias para de comer a sus hijos.

Una triste realidad que afecta a miles de dominicanos, entre ellos, muchos que han perdido sus trabajos. ¿Quedarse en casa para no morir por un virus altamente contagioso o salir para no fallecer de hambre? Ese es el dilema actual.