Al punto calificarse de chantajistas, extorsionador y corrupto

Santo Domingo, RD.- En medio de una acalorada discusión, los diputados Pedro Botello y Alfredo Pacheco se repartieron improperios y acusaciones mutuamente, que llegaron al punto calificarse de chantajistas, extorsionador y corrupto.

Todo inició cuando el legislador por La Romana, Pedro Botello, gritaba en medio de la sesión que la mayoría de legisladores “tienen una banda” para aprobar o desaprobar proyectos, lo que originó una fuerte discusión entre él y presidente de la Cámara, Alfredo Pacheco.

En medio de la discusión, Pacheco llamó a Botello chantajista y de tener una banda que ha llevado al Congreso, esto ¿porque?, porque el representante de La Romana en dos ocasiones se ha hecho acompañar de decenas de personas para causar desorden y daños a las instalaciones de ese edificio con la excusa de la demanda de que se apruebe la devolución del 30% de los fondos de pensiones a los trabajados.

En esas acciones, los acompañantes de Botello han roto cristales de ventanas y han causado daños considerables a vehículos de congresistas, sin que la cámara baja lo someta a procesos disciplinarios.

Durante el proceso electoral, se tuvo la información de que Botello había negociado con diputados del Partido de la Liberación Dominicana que se aprobara el proyecto de devolución de los fondos de pensiones para él apoyar los estados de emergencia que sometió el expresidente Danilo Medina. Para la ocasión, la iniciativa de Botello se aprobó en primera lectura, pero no ha logrado avanzar en el Congreso dominado por el Partido Revolucionario Dominicano.

La respuesta de Botello a Pacheco fue llamarlo corrupto, enrostrarle que nunca ha sido sometido a la justicia por corrupción, esto ¿porque?, porque el presidente de la Cámara de Diputado, Alfredo Pacheco, fue incluido en las primeras investigaciones y sometimientos del caso de sobornos pagados por la empresa Odebrecht, donde el Ministerio Público lo acusó de haber favorecido proyectos de obras a cambio de dinero.

Durante el conocimiento de las medidas de coerción, el juez de la Suprema Corte de Justicia, Francisco Ortega Polanco, dictó impedimento de salida, presentación periódica y una fianza de cinco millones de pesos contra Alfredo Pacheco, debido a que por la inmunidad parlamentaria de la que gozaba no se le podía dictar prisión preventiva.

En la etapa inicial del juicio Odebrecht, la Procuraduría Especializada en Persecución de la Corrupción Administrativa (PEPCA) imputó a Pacheco de haber sido uno de los beneficiarios de los sobornos que pagó Odebrecht, cuando llegó el momento de presentar acusación formal contra los 14 imputados en ese momento, el Pepca decidió archivar provisionalmente el expediente de Pacheco, porque no pudieron comprobar que haya recibido soborno para aprobar las obras de la empresa brasileña.