Internacionales

Francia: presidente Macron pide a la oposición evitar el bloqueo de su gobierno

Francia.- El presidente de Francia, Emmanuel Macron, decidió hablar al país tras las catastróficas elecciones legislativas francesas, que lo dejaron sin mayoría absoluta y rehén de los republicanos conservadores, los izquierdistas de NUPES y los xenófobos de Reagrupamiento Nacional, el partido de la desdiabolizada Marine Le Pen.

Un gobierno de unión nacional fue descartado en el discurso del jefe de Estado. Se ha decidido por una coalición con la oposición o un acuerdo texto por texto, “con transparencia, en voluntad de unión de la nación”, porque las reformas “son indispensables”. Pero el futuro político comenzará a recrearse cuando regrese de las cumbres internacionales a las que debe asistir en los próximos días.

Con La Marsellesa de fondo, desde el jardín del Eliseo, el presidente comenzó a hablar con un traje azul y la bandera francesa y europea al lado, tres días después de perder su mayoría absoluta y cuando los franceses iniciaban su cena. Felicitó a todos los diputados electos, pensó en los que perdieron sus bancas y recordó la abstención del 53 por ciento.

Puedes leer:

«No puedo ignorar la fuerte abstención. Votar es fundamental», declaró Macron en el preámbulo de su discurso.

“El 24 de abril usted renovó su confianza en mí al elegirme Presidente de la República. El 12 y 19 de junio eligieron diputados. En primer lugar, no puedo ignorar la fuerte abstención que nos obliga a todos a dar más sentido y claridad a nuestro gran encuentro democrático. Tampoco puedo ignorar las fracturas y profundas divisiones en nuestro país, que se reflejan en nuestra Asamblea”, dijo Emmanuel Macron.

Mayoría expandida

“En la mayoría de las democracias occidentales, ninguna fuerza política puede hacer las leyes por sí sola”, también justificó.

“La mayoría presidencial debe expandirse. Debemos aprender colectivamente a gobernar y legislar de manera diferente. Construyendo nuevos compromisos, en el diálogo, la escucha, el respeto”. Habló de “acuerdos” el presidente francés.

«La asamblea debe ampliarse». Pero «no se justifica la hipótesis de un gobierno de unidad nacional», explicó Macron. Mencionó un “nuevo concepto de unidad y de cooperación” con las otras fuerzas políticas. Una referencia a un acuerdo caso por caso.

El presidente recordó las conversaciones que mantuvo con los distintos líderes del partido.

“La mayoría de los líderes han descartado un gobierno de unidad nacional. Y un gobierno de unidad nacional no se justifica hasta el día de hoy. Muchos han expresado su deseo de actuar en temas importantes, como el poder adquisitivo o la seguridad. Es posible encontrar una mayoría más grande y más clara para actuar”, explicó el jefe de estado francés , analizando como va a gobernar el país sin mayoría.

Macron indicó que “corresponde a los grupos políticos decir su opinión con total transparencia”.

Superación política

Quiere «superación política», con «claridad y responsabilidad». No quiere «perder nunca la coherencia del proyecto que eligieron los franceses el 24 de abril, que implica una industria más potente, progreso social y ecológico, seguridad y justicia».

“A partir de este verano habrá que tomar medidas de emergencia, incluida una ley de poder adquisitivo, medidas de emergencia para nuestra salud. Todo este progreso no se puede financiar ni con más impuestos ni con más deuda. Nuestro país necesita reformas ambiciosas” dijo el jefe de estado.

«El país necesita más que nunca reformas ambiciosas», advirtió Macron.

Ello, con el fin de seguir “produciendo riqueza” y con el fin de nutrir un proyecto “para la juventud”, un proyecto “ecológico” y “social”, pero dotado de “credibilidad económica”, explicó el Presidente.

“Mis compatriotas, tengo confianza en ustedes», declaró Macron evocando el «interés general» como «brújula”.

“Juntos encontraremos el camino del éxito colectivo”, concluyó el Jefe de Estado, durante su intervención en el Elíseo. Renovó su confianza en los electores y diputados de la nueva Asamblea Nacional.

Reacciones

La primera respuesta de la oposición fue de Jean Luc Mélenchon, el líder de Francia Insumida y fundador de NUPES, la alianza de izquierda que es la segunda fuerza de la oposición.

«No puede haber otra realidad que esta: el ejecutivo es débil y la Asamblea Nacional es fuerte. Nada debe permitir que se pase por alto la exigencia democrática. La Primera Ministra debe comparecer ante la Asamblea Nacional. Si no tiene la confianza de la Asamblea, que renuncie”, dijo, mientras que el Presidente de la República no mencionó el nombre de Elisabeth Borne en su discurso.

Macron no mencionó en su discurso a la primera ministra Elizabeth Borne.

El secretario del partido socialista Olivier Faure fue lapidario. Macron «no entendió a los franceses», dijo.

“No, no fue electo en un “proyecto claro” sino para bloquear a RN (Reagrupamiento Nacional). No, los partidos políticos no tienen que responderle hasta dónde están dispuestos a llegar para darle un cheque en blanco”, arremetió también.

Una última encuesta lo va a inquietar a Macron. Según un sondeo de L´Express y SFR, realizado por Elabe, considera que los primeros opositores a Macron son Marine Le Pen y Reagrupamiento Nacional con un 43 por ciento, antes que Mélenchon y su alianza de izquierda NUPES, que ha conseguido un 31 por ciento. Los Republicanos consiguieron el 4 por ciento. La ultraderecha fue la más fortalecida en este escrutinio.

Contra la ira de Macron ante su ausencia de mayoría parlamentaria, 7 de cada 10 franceses están satisfechos de la ausencia de una mayoría absoluta y lo consideran una buena acción para la democracia. Ellos son el 94 por ciento de los electores de Reagrupamiento y de Nupes y el 72 por ciento de abstencionistas.

Fuente: El Clarín

Más contenido por Redacción CDN