El lado humano en las labores de militares en Base Aérea San Isidro durante la pandemia

la vida

Santo Domingo, RD- La Base Aérea de San Isidro es uno de los principales centros de operaciones COVID del Gobierno.

Ahí se encuentra el hospital Ramón de Lara, el primero en ser destinado exclusivamente a la pandemia, pero no solo eso, brigadas de médicos se mantienen en la identificación de casos en Santo Domingo Este, La Vega y Puerto Plata.

Al realizar un reportaje sobre la labor del personal de este centro, nuestra periodista Addis Burgos pudo constatar que desde las siete de la mañana estas brigadas de médicos de la Fuerza Aérea se alistan para salir a las calles. Cada equipo está integrado por tres médicos y hacen una labor activa de identificación de casos en los barrios.

El estado de emergencia simultáneamente activó las Brigadas de Sanidad de la Fuerza Aérea, un trabajo de mucha disciplina y estrategia, explicó la directora de Sanidad Aérea de la FARD, Dra. Damaris Marmolejos.

Diariamente 14 equipos de tres médicos se mueven en Puerto Plata, cinco en La Vega, cinco en la provincia Duarte y diez en Santo Domingo Este. Se auxilian de líderes comunitarios.

Y es que la pandemia ha llevado a los hombres y mujeres de las armas en estas zonas a mostrar su rostro más humano.

Aseguran que cada equipo es capaz de realizar hasta 15 visitas por día.

Llevan agua a los lugares donde no hay, identifican familias de extrema pobreza y dan seguimiento a quienes han tenido contacto con algún positivo de Covid, realizan pruebas rápidas en las casas en los casos donde hay sospechas.

Además, han desarrollado una aplicación llamada “sistema de sanidad y vigilancia epidemiológica”, con la que de forma práctica cada equipo puede abrir un software desde cualquier celular o computadora y una vez abierto disponen de un formulario para cada familia.

Son una fuente más de información que alimenta la base de datos del C5i, un centro de monitoreo e inteligencia del Ministerio de Defensa que mantiene una data actualizada sobre el Covid-19 a nivel nacional.

Las visitas comunitarias son capaces de determinar la capacidad de aislamiento de las personas sospechosas o positivas. Lo hacen atendiendo a la gravedad de los síntomas, el espacio físico respecto al resto de la familia para una distancia social y si se tiene o no comorbilidades o posibilidades de comprar sus medicamentos.

Sin embargo no es una labor tranquila, revelan que en más de una ocasión han tenido que intervenir en protestas de comunitarios qué creen serán infectados cuando algún vecino resulta positivo.

Al equipo de ayuda psicológica de la Fuerza Aérea le preocupa que los niveles de ansiedad y estrés harán fijación en la mentalidad de la población y esta pandemia dejará muchos cambios en la conducta y alteraciones en la forma de ser, por lo que animan a masivos proyectos de apoyo psicológico a la población.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

AnteriorTigres del Licey cambian a Juan Francisco a los Gigantes del Cibao
SiguienteEstudio demuestra que usar hidroxicloroquina no previene ni el contagio, ni que se empeore el Covid-19