Enseñanzas de las “Narco-Series” de TV

Enseñanzas de las “Narco-Series” de TV

¿Quién diría en las décadas de los 80's y 90's -que a principios del siglo XXI- habría series de televisión sobre la vida de personajes como Pablo Escobar y Joaquín Guzmán Loera (El Chapo)?

Las amenazas del mundo del narcotráfico que vivieron (y viven) países como México y Colombia, hoy son vistas por el mundo entero a través de Netflix que -sin lugar a dudas- no logran reflejar -en su totalidad- la realidad que se vivía en dichos países, pero que dan una idea -bastante clara- de cómo funcionaban “las cosas” en el crimen organizado, gobierno y sociedad.

Si bien había muchos libros y documentales sobre el tema del narcotráfico y sus Capos, no tengo la menor duda que “El Cartel de los Sapos” fue la serie que aterrizó el tema en formato de “novela”, impulsando la creación de otras producciones como “Narcos”, “El Chapo” y “Sobreviviendo a Pablo Escobar”.

Si bien dichas series son mostradas en formato de “novela”, no debemos perder de vista que son historias basadas en hechos reales, aunque en momentos parezcan exagerados.

Lo más irónico de todo es, cuando el público comienza a ver al protagonista (siendo éste -normalmente- el Capo) como la víctima y al Gobierno como el “villano” del cuento.

Antes solo leíamos la versión del gobierno y, por lo general, solo lo podíamos hacer en los medios de comunicación, pero -con las series- ya tenemos ambos lados de la moneda: La del narcotraficante y la de las autoridades.

OJO: Jamás justificaré ni apoyaré el comercio de sustancias ilícitas ni nada que tenga que ver con el crimen organizado, pero -como parte del presente artículo- es justo mencionar algunos aspectos que quitan algo de culpabilidad a los narcotraficantes, mostrando que el gobierno -en muchos casos- también es el gran culpable… y por supuesto la sociedad que demanda droga y está dispuesta a pagar por ella.

Lo que aprendí/confirmé con las narco-series:

  • Mientras el mundo ve a los narcotraficantes como los “villanos”, estos individuos son vistos como héroes por sus comunidades a las que cuidan y protegen.
  • Nos pintan a los narcotraficantes como “monstruos” cuando también caen en dicha categoría los políticos y funcionarios que se vuelven cómplices.
  • El narcotráfico existe -principalmente- por una razón: Hay una parte importante de la sociedad que demanda drogas. ¡Simple! Si no hubiese demanda, no habría oferta.
  • El narcotráfico está más infiltrado en los gobiernos que en la sociedad. Sencillo: La sociedad consume los productos que vende el narcotraficante, mientras que -muchas veces- los políticos son socios de los narcotraficantes.
  • Los políticos toman decisiones basadas en estadísticas, sin saber/conocer el día a día de los ciudadanos.
  • La vida de las personas vale lo mismo, independientemente de su extracto social o posición laboral. El asesinato de una persona de clase baja es igual de negativo que la de una persona de clase alta.
  • El sistema penitenciario debe cambiar. Las cárceles son “business center” para los narcotraficantes, cuando deberían ser un centro de readaptación social.

A pesar de lo que muestran las “narco series” debo aclarar lo siguiente:

  • SI HAY políticos, policías y militares honestos…
  • NADA justifica la comercialización de sustancias ilícitas…
  • NADA justifica el crimen organizado…

Y, a pesar de no ser partidiario de la legalización de las drogas, considero que las actuales tácticas en contra del narcotráfico han fracasado y deben cambiar.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

AnteriorCancillería tiene una nómina sólo de asesores, entre ellos siete ex diputados del PRD
SiguientePiden intervención del gobierno ante problema que afecta a productores agrícolas del nordeste