Principales

TOC: cuando los pensamientos no deseados toman control de mi vida

TOC: cuando los pensamientos no deseados toman control de mi vida
TOC: cuando los pensamientos no deseados toman control de mi vida

Santo Domingo, RD.- Las personas que en sus casas, escuelas, lugares de trabajo, en las calles y en su vida cotidiana sienten angustias por pensamientos recurrentes, no deseados e incontrolables, y que se ven impulsadas a repetir comportamientos o conductas rituales de manera periódica, pueden tener trastorno obsesivo compulsivo (TOC).

Así lo informó la mañana de este jueves el médico psiquiatra y expresidente del Colegio Dominicano de Psiquiatría, José Miguel Gómez, durante una entrevista en el programa de televisión Despierta con CDN.

Sin embargo, aclara que algunas personas regularmente exhiben rasgos obsesivos en su personalidad, o formas predecibles de actuar en diferentes circunstancias que no son trastornos.

“Se habla del trastorno cuando existen síntomas disfuncionales donde la persona pierde la capacidad de administrar; o cuando comienza a tener conductas ritualistas predecibles de manera periódica que va en aumento y no puede controlar”, explica el especialista.

Miguel Gómez considera que es importante hablar del trastorno obsesivo compulsivo porque aproximadamente un 6% de la población lo padece.

Lea también: Realizan primera cirugía laparoscópica de riñón en el Moscoso Puello

Asegura que este trastorno aparece más en las edades adultas tempranas, comprendidas entre los 35 a 40 años; no obstante, aclara que los niños a partir de los 8 años y los adolescentes también son vulnerables a la enfermedad.

El galeno agrega que se trata de una comorbilidad que está junto a los trastornos de ansiedad, los ataques de pánicos, la fobia social, la depresión y los trastornos por estrés.

“Es decir, el trastorno obsesivo compulsivo no entra en las enfermedades mentales”, subraya.

Los pensamientos y comportamientos que caracterizan a este trastorno pueden interferir en la vida diaria, pero un tratamiento efectivo puede ayudar a controlar los síntomas.

Para Miguel Gómez establecer un diagnóstico temprano resulta de capital importancia para tratarlo, “porque muchas personas tienen rasgos de eso y no lo saben. A veces la familia o la pareja se da cuenta por los rituales”.

El profesional de la psiquiatría sostiene que la obsesión es una idea o pensamiento recurrente fijo que el paciente asume frente a un objeto; también, la conducta donde pierde la capacidad de retener o de administrar.

Mientras que la compulsión es cuando la persona siente la necesidad de llevarlo a cabo estos hábitos y costumbres no deseados.

Cuáles personas podrán padecerlo

“Cuando la hace siente la relajación por el motivo de que hizo lo que el pensamiento le dijo. Por ejemplo, el paciente que tiene una obsesión con la limpieza, con el orden, los detalles, la cocina, los objetos de la casa o con los cuadros. Hay otros que tienen que levantarse más de cinco veces a verificar la puerta, porque sigue con el pensamiento de que no la cerró”, explica.

Detalla que las personas adictas al ordenamiento de los zapatos, las ropas, para los que todo tiene que estar en su lugar predeciblemente; los que tienen el cepillo y la ropa que se pondrán al otro día preparado, pueden padecer de TOC.

“Son ritualistas los obsesivos, hacen las cosas en el mismo lugar, la misma hora, el mismo momento y por eso no son creativos. Entonces cuando alguien le cambia las cosas, pierden el control, se ponen de malhumor, a veces se deprimen, a veces cambian el estado de ánimo. Son personas que se irritan fácilmente y tienden a tener conflicto con su compañero de trabajo o la esposa”, comenta. c

El especialista sostiene que esta es una forma de vivir insatisfecho con la vida. “Su sicorigidez y tendencia a la perfección, a los detalles y al control, al orden de forma tan rigurosa, lleva a los pacientes con este trastorno a ese sufrimiento”.

Cuáles son los indicadores que determinan o lo identifican?

Además de los indicadores señalados anteriormente, Miguel Gómez subraya que cuando una persona comienza a tener conductas ritualistas predecibles de manera periódica, que va en aumento y no puede controlar; cuando se pone de malhumor si no las hace, y de forma obsesiva siempre piensa que es ilógico e irracional; pero sufre mucho porque no puede controlarlo ni administrarlo, es porque tiene trastorno obsesivo compulsivo.

Dice que se trata de un problema multifactorial, y que estudios cerebrales demostraron que tiene un componente heredo-familiar y un porcentaje de ambientación de aprendizaje.
“Se descubrió con estudios cerebrales que tiene compromisos químicos del cerebro; es decir, hay un espectro y neo transmisores que todos tenemos que influyen mucho en los comportamientos”, añade.

Pone como ejemplo el caso del niño que vive con la mamá o el papá que tiene estos rasgos obsesivos y de manera progresivo somete lo somete a esa conducta; “lógicamente va aprendiendo dentro de una cultura y un aprendizaje socio familiar a la tendencia de los hábitos sicorígidos”.

Cómo desmontar los síntomas del TOC

Cuando se llega al trastorno obsesivo compulsivo, cuando la ansiedad y los comportamientos indeseados toman el control, Miguel Gómez aconseja que el paciente se someta a un proceso de terapia conductual y tome los medicamentos que existen para contenerlo.

“Se necesita medicamentos y terapias conductual para desmontar esos pensamientos, manejar la ansiedad, los síntomas de la depresión y todo lo que le pasa en la vida”, concluye.

Más contenido por Juan Ulises De La Cruz Lluberes