César Félix Ramos Ovalle, arrestado en caso Coral 5G y señalado por ser un supuesto prestanombres para desviar fondos, es un empresario proveedor del Estado.

Según la investigación, el empresario de 60 años inició vendiendo combustibles al Estado en octubre de 2006.

Por un valor de 583 millones, es decir, unos RD$ 706,462.36 en contratos. Siendo la Armada y su Dirección de Dragas Presas y Balizamiento uno de sus principales clientes.

Cuyo antiguo incumbente, el capitán de navío Franklin Mata Flores, también fue arrestado en el caso.

En tanto, el Ministerio Público señala que la Estación de Combustibles La Marina, es una de las principales fuentes de recursos ílcitos.

Ya que era utilizada por los miembros del caso Coral 5G para alegadamente distraer fondos de las nóminas del CESTUR.

Conforme a las autoridades, más del 90 % de las operaciones Coral, supuestamente ocurrían en la sucursal del Banco Estatal.

Referido banco está ubicado en la Estación 550, de la avenida Venezuela en Santo Domingo Este.

Allí, la ejecutiva bancaria Esmeralda Ortega Polanco o “550”, supuestamente evadió los controles del sistema financiero, al no reportar a personas que no contaban con el perfil financiero, y depositaban miles de millones de pesos.

Sin embargo, las autoridades no han reportado el arresto de Ortega Polanco ni de otros funcionarios investigados.

Los arrestados en la operación Coral 5G son:

  1. Juan Carlos Torres Robiou, general de la Fuerza Aérea Dominicana (FAD), exjefe del Cuerpo Especializado de Seguridad Turística (Cestur).
  2. Julio Camilo de los Santos Viola, general de la FAD.
  3. Boanerges Reyes Batista, general del Ejército de República Dominicana.

Los coroneles Carlos Augusto Lantigua Cruz y Miguel Ventura Pichardo; a Erasmo Roger Pérez Núñez y al cabo Jehohanan L. Rodríguez Jiménez.

El principal acusado por el Ministerio Público en la operación Coral es el general Adán Cáceres Silvestre, exdirector del Cuerpo de Seguridad Presidencial (CUSEP), y Rossy Guzmán Sánchez (la pastora).