Internacionales

Proyectos de energía renovable en Argentina, paralizados por crisis económica e incertidumbre

Diversas compañías de energía renovable mantienen paralizados millonarios proyectos en Argentina, según publica la agencia de noticias Reuters, debido a la crisis financiera que hace más de un año azota al país y a la incertidumbre que genera en el sector la inminente asunción de un Gobierno de centroizquierda.

La energía limpia es uno de los sectores que más ha crecido en los últimos años en el país, donde ha pasado de ser prácticamente inexistente a representar casi el 9% del total de la matriz, gracias a los beneficios fiscales que le ha otorgado el actual presidente neoliberal, Mauricio Macri.

Sin embargo, esos beneficios se han visto diluidos por las medidas que Macri ha tomado para lidiar con la crisis argentina y por los temores a una mayor intervención estatal sobre la economía con la llegada del peronismo al poder, que asumirá en diciembre.

Te puede interesar: Víctor Masalles denuncia tractor dentro de Las Dunas esta destruyendo ese patrimonio

Las inversiones prácticamente se han detenido en un sector que en los últimos años volcó 4.500 millones de dólares en el país.

“El programa era iniciar antes de fin de año la construcción, pero con la incertidumbre actual nos hemos visto obligados a (…) ajustar varios detalles”, dijo Ramiro Marquesini, gerente regional de Verano Capital, respecto del parque solar que había planeado desarrollar la empresa.

Vecaso es el nombre del proyecto de 115 MW de potencia y 90 millones de dólares que la compañía estaba preparada para comenzar a construir en la provincia de occidental de Mendoza. Sin embargo, Marquesini dijo a Reuters que el descalabro económico argentino afectó la rentabilidad del parque.

Con una inflación anual de más de 50%, una economía en recesión y una tasa de interés superior al 60% para contener al inestable peso argentino, Argentina atraviesa una grave crisis financiera que le costó a Macri la derrota en las elecciones de octubre.

La inestabilidad económica también provocó una importante fuga de capitales, a la que el Banco Central (BCRA) contestó con controles cambiarios que morigeraron su flujo, pero que a su vez impactaron en el desarrollo de proyectos.

La nueva regulación indica que las divisas giradas por bancos de desarrollo y entidades financieras a Argentina deben ser convertidas a pesos. Pero con límites a la compra de divisas una vez en el país, estas corren el riesgo de ser devorados por la inflación.

“Lo que hicieron el 100% de los bancos de desarrollo y de las agencias de créditos a las exportaciones fue parar los desembolsos”, dijo Gustavo Castagnino, director de Comunicaciones de Genneia, que ha suspendido el desarrollo de 4 parques eólicos por un total de 200 MW.

En una solicitada publicada en periódicos locales en octubre, la Cámara Eólica Argentina afirmó que cerca de 2.000 millones de dólares en inversiones previstas no están ingresando a la segunda economía de Sudamérica por las medidas que impuso el Gobierno de Macri para intentar controlar la crisis.

Para Marcelo Álvarez, presidente de la Cámara Argentina de Energías Renovables (CADER), la coyuntura está afectando a “uno de los pocos sectores que tuvo inversiones reales en el último tiempo”, en particular los proyectos que requieren una gran inversión inicial.