Noticias

Cancilleres de SICA abordan situación de migrantes cubanos

MANAGUA, Nicaragua.- Los cancilleres del Sistema de Integración Centroamericana discutirán la situación de los migrantes cubanos que permanecen desde hace varios días en la frontera entre Costa Rica y Nicaragua, informó el ministerio de Relaciones Exteriores costarricense.

La reunión se realizará el martes en El Salvador, sede del bloque regional. Melissa Durán, directora de comunicación de la cancillería de Costa Rica, informó que la cita sería preliminarmente el lunes pero que pasó para un día después por razones de logística.

«Los países han reaccionado de forma positiva y solidaria, han entendido que el aspecto humanitario está en juego y que debe ser abordado, integralmente, por toda la región», aseguró el canciller de Costa Rica, Manuel González.

Nicaragua había acusado horas antes a Costa Rica de intentar bloquear la discusión sobre el tema en el ámbito regional.

El canciller nicaragüense Samuel Santos dijo a la prensa que Costa Rica nunca comunicó la llegada de más de 1.900 cubanos a la frontera el domingo y que por eso fueron rechazados. «Ni una sola carta sobre ese aspecto recibimos», dijo Santos.

El domingo Nicaragua cerró su frontera con Costa Rica en la localidad de Peñas Blancas tras la expulsión de 1.917 migrantes cubanos. Horas antes Costa Rica había emitido más de 1.600 visas humanitarias para permitir que los migrantes abandonaran el país y continuaran su camino hacia Estados Unidos.

Los cubanos temen que el cambio en las relaciones diplomáticas entre La Habana y Washington lleve a la eliminación de los beneficios migratorios que gozan al presente, algo que Estados Unidos ha negado. Desde la década de los años 60, luego del triunfo del movimiento guerrillero encabezado por Fidel Castro, se admite a los isleños en Estados Unidos de «forma inmediata y automática, sin importar las vías y medios que utilizan» si es que logran llegar a territorio estadounidense. En cambio, si el Servicio de Guardacostas los intercepta en el mar, los obliga a regresarse a la isla.

Desde el domingo los dos países centroamericanos han cruzado acusaciones, mientras unos 2.000 de cubanos ahora esperan en un poblado del lado costarricense sin condiciones para albergarlos.

Su ruta comenzó en el sur, con un vuelo comercial hacia Ecuador —país que no les exige visa— y desde el cual iniciaron un recorrido que los llevó a pasar las fronteras de Colombia y Panamá, siempre con la misma estrategia: atravesar sin visa hacia la siguiente frontera.

Pero esta vez algo falló y en la frontera de la que menos esperaban trabas, según dijeron, fue en la que quedaron retenidos si saber si podrán seguir el camino.

En un comunicado el domingo, el gobierno acusó a Costa Rica de que «en una acción deliberada e irresponsable, lanzó y sigue lanzando a miles de ciudadanos cubanos que permanecían en su territorio».

Por su parte, la cancillería costarricense emitió un comunicado el lunes en el que hizo un «llamado urgente a los países que han sido involucrados en el flujo irregular de cubanos y cubanas hacia Estados Unidos, para buscar una solución conjunta a este flujo irregular de personas que ponen en peligro la vida y los derechos humanos de las víctimas de ese negocio criminal».

Costa Rica propuso el martes la creación de un «corredor humanitario» para los cubanos que migran por América Central con destino a Estados Unidos, mientras espera la llegada de más migrantes a la frontera con Nicaragua.