OMS aprueba uso de la vacuna contra la malaria

La Organización Mundial de la Salud (OMS) aprobó por primera vez el uso de una vacuna contra la malaria, lo que supone un avance "histórico".

La malaria mata a unas 400,000 personas cada año, el 95 % de ellas en África, y la mayoría niños de corta edad.

Denominada RTS,S, esta vacuna constituye un hito histórico desde el punto de vista científico y humano.

La vacuna es la primera desarrollada por científicos africanos y está destinada a prevenir una enfermedad que causa el 94 % de sus víctimas mortales en África Subsahariana.

Asimismo, tiene la particularidad de ser la primera que se desarrolla contra un parásito en humanos.

"Esta vacuna tiene el potencial de salvar decenas de miles de jóvenes vidas. Hemos hecho progresos increíbles en las últimas dos décadas”, dijo el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Los casos de malaria a nivel global se mantienen a un nivel demasiado alto, con 200 millones de casos anuales y más de 400,000 muertes.

Ghana, Malaui y Kenia son los países donde la vacuna se introdujo en 2019, con 2.3 millones de dosis administradas y 800,000 niños que la han recibido.

Según los expertos, la aprobación del uso de esta vacuna permitirá incorporarla al conjunto de herramientas que se usan en la lucha contra la malaria.

El proyecto piloto en los tres países africanos ha permitido confirmar la factibilidad de administrar las cuatro dosis que requiere esta vacuna.

Vacuna contra la malaria permite reducir muerte

Según las investigaciones realizadas, la vacuna permite reducir en un 30 % los casos de malaria severa que pueden conducir a la muerte.

La vacuna aprobada se ha administrado en programas regulares de vacunación y ha tenido alto nivel de aceptación y confianza por parte de las familias.

De las 410,000 muertes anuales que ocurren por malaria, 260,000 corresponden a niños menores de cinco años.

La malaria, que es transmitida por un mosquito, puede contraerse varias veces en la vida y los estudios indican que cuando ocurre desde edades tempranas, el desarrollo y la vida futura de los niños pueden verse gravemente comprometidos, lo que podría evitarse con la vacuna recomendada.