Cómo cuidar los animales y evitarles sufrimiento por la pirotecnia

Se vienen las fiestas y con ellas se viene la pirotecnia. Para los animales la pirotecnia es una tormenta sorpresiva, no tiene el prolegómeno, el preludio que cualquier tormenta tiene con el olor a ozono, el olor a tierra mojada que el perro percibe 6 horas antes. Le permite revolcarse en la tierra a la mañana y a alguien de campo decir que a la tarde va a llover.

Esta tormenta sorpresiva que genera el “mono desnudo”, que se llama el ser humano, tratando de evitar y dominar a la naturaleza es algo que puede generar indiferencia en algunos animales, puede generar miedo en otros animales —razonable— y puede generar pánico. Cuando genera pánico, está en peligro la propia integridad del animal.

Es una época del año en que el ruido intenso es como una tormenta sorpresiva para los animales de compañía. Los consejos para que superen estos días sin miedo

Lo que tenemos que hacer si nos quedamos con el animal es no darle demasiada importancia, no sobreprotegerlo, porque sino el razonamiento del animal será: “Si mi líder se está preocupando quiere decir que esto es serio”.

Y cuando nos vamos y lo dejamos solo hay que tener en cuenta lo siguiente:

  1. No lo dejes atado
  2. Déjalo con agua suficiente.
  3. No lo dejes en una terraza, no lo dejes donde hayan ventanas o puertas de vidrio.
  4. Déjalo en un lugar tranquilo y protegido donde no se pueda dañar.

Si tienes un gato y te vas a quedar en casa es muy fácil. Abrí la puerta y acomódalo como para que allí pueda refugiarse, porque es un aislamiento acústico y oscuro una verdadera cueva que le va a dar paz en medio de toda la pirotecnia.