Instagram-post-by-Youtube_-Jewellianna-Palencia_BV_1-640x335

Uno de los sueños de toda mujer es tener un cabello largo y saludable, sin embargo, este anhelo se puede ver frustrado debido a las cambios de climas.

Ya que las estaciones del año y sus condiciones climáticas pueden producir alteraciones en el estado de nuestro cabello.

Es decir, cambios bruscos de un ambiente caluroso y sequedad a uno frío y de humedad, pueden provocar un cabello debilitado, reseco o electrizado.

Cabe señalar, que el cabello normalmente tiende a deshidratarse, romperse o caerse, así como, a la producción de carpa y perdida de brillo.

Esto se debe a que el cuero cabelludo no deja de ser piel y al igual que ocurre con el resto del cuerpo, reacciona a inclemencias del tiempo.

Por ejemplo, tendremos el pelo más graso en zonas más húmedas y tiende a ser reseco y quebradizo en temperaturas calurosas.

Una explicación científica para ello, es que el cuero cabelludo necesita de una vascularización y un riego sanguíneo.

Por consiguiente, el clima afecta al pelo porque hace que varíen los niveles de vascularización, por lo que no es igual el riego sanguíneo y el cabello se acaba adaptando.

¿Cómo afecta el clima tu cabello?
¿Cómo afecta el clima tu cabello?

Consejos para cuidar tu cabello

Adapta los cuidados a cada estación

  • Cuida tu cabello siguiendo ciertas pautas en función de la época del año en la que nos encontremos.

Evita la deshidratación

  • Utiliza productos que hayan sido específicamente formulados para tratar cabellos secos.
  • Aplícate una mascarilla capilar al menos una vez a la semana.
  • Antes de utilizar el secador o la plancha, aplícate un spray protector de calor.

Cuidados para el pelo frágil

  • Evita las dietas y opta por una alimentación saludable.
  • Evita el estrés y el cansancio.
  • Corta las puntas cada dos meses.
  • Evita salir con el pelo mojado o húmedo.
  • Usar shampoo sin sal/sulfato.

Evita el encrespamiento

  • Utiliza tratamientos capilares hidratantes.
  • No laves en exceso tu pelo.
  • Lava el pelo con agua fría.
  • No abusar del agua caliente durante el invierno.

Protege tu cabello con aceites

  • Es recomendable incorporar a nuestra rutina diaria unos cuidados que favorezcan el cuidado del pelo para que no perdamos el brillo ni la textura de la melena.

Protege el cabello en la playa  

Ya en verano, hay que tener cuidado con los rayos de sol, el agua del mar y el cloro. Lo mejor es utilizar cremas suavizantes y champús específicos para su uso en la playa o piscina, con el objetivo de mantener el cabello siempre hidratado.

Acude con un especialista

  • Es recomendable, acudir con regularidad a consulta con un/a tricólogo/a, especialista encargado de tratar la salud del cabello.

Con el objetivo de evitar problemas del cabello, como la alopecia, Pediculosis, Tiña, Dermatitis seborreica o caspa, entre otras.

Por: Kederlin Nivar Andujar