Artes

Curiosidades del carnaval dominicano

Curiosidades del carnaval dominicano
Curiosidades del carnaval dominicano

Febrero es uno de los meses más coloridos en la República Dominicana, ya que se realizan diferentes actos y conmemoraciones, en torno al Mes de la Patria y el carnaval.

En este último, las calles de todos los pueblos del país se llenan de alegría y de personajes históricos nativos e influencias de otros países gracias a la colonización española y la ocupación haitiana.

Pero alguna vez te has preguntado el origen de cada personaje? Si tu respuesta es no. Aquí te lo mostramos:

Diablo Cojuelo

Según la leyenda, el diablo arrojó a la tierra a un demonio travieso y juguetón que colmó su paciencia.

Al caer se lastimó una pierna y quedó cojo o “cojuelo“, por lo que siempre recorre las calles bailando y haciendo bullicio.

El “vejigazo” en carnaval

Sus azotes tienen el objetivo de sacar al demonio del cuerpo de los viandantes y se han convertido en todo un espectáculo. El carnaval del Malecón de Santo Domingo es uno de los más aclamados y cuenta con zonas destinadas solo para observar estos divertidos pasacalles.

Si bien estos golpes pueden causar dolor por la naturaleza misma del instrumento usado para golpear, infringen daños mínimos duraderos en quien los recibe.

Roba la gallina

Su origen proviene del período de la ocupación haitiana, ya que en esa época a las personas que se les sorprendiera robando gallinas se les ponían plumas en todo el cuerpo y eran obligados a presentarse así en público.

Diablo Cojuelo
Diablo Cojuelo

Origen de utensilios utilizados en el carnaval

Máscaras
Estas proceden de las creencias antropomórficas de invocar a los malos espíritus adoptando el disfraz de la muerte que poco a poco ha desaparecido del carnaval.

Las máscaras rituales son consideradas como símbolos heráldicos y caricaturescos que representan la profunda seriedad con que los salvajes observan sus relaciones con el tótem, que ellos denominaban a sus animales familiares.

Con estas máscaras los antiguos, vivían en una especie de mundo imaginario, donde podían ser hombres y bestias al mismo tiempo.

«Muchas tribus poseen ceremonias especiales en las cuales ostentan máscaras con rasgos de animales y cuando se las colocan sobre sí sienten que se han transformado y convertido en cuervos, osos o malos espíritus».

Asimismo, es un recuerdo de fiestas místicas de Baco, Cíbeles y Attis; que con el tiempo se transformó en el antifaz de fiestas de salones, permitiendo ocultar el rostro y dando mayor libertad a la actuación de los participantes.

Careta
Es un atractivo importante del carnaval vegano, con su expresión antropomorfa representa la típica cara del diablo europeo.

Es decir, una cabeza de animal que escapa hacia el mundo de fantasía; fea y bella, terrorífica y bondadosa; seria y alegre, pero más que nada burlona.

Diablo Cojuelo
Diablo Cojuelo

Califé

Según el mito, un señor salía los domingos por las calles, con su bastón a recitar críticas de manera jocosa, en voz alta, con rimas y versos, sobre la situación actual del país.

Música carnavalesca

En la antigüedad, específicamente antes de 1984, se escuchaba el sonido musical de los personajes individuales mientras paseaban por los pueblos, junto a un coro con güira y tambora, como “Califé”, “Se me muere Rebeca” y “Robalagallina”.

Sin embargo, República Dominicana todavía no tiene una línea musical carnavalesca que la identifique como tienen otros pueblos del área del Caribe, Centroamérica y Suramérica.

En la actualidad, destacan: “Baila en la Calle” de Fernando Villalona, “Esto se encendió” de Diómedes y el Grupo Mío y “Carnaval para gozar” de José Duluc.

Igualmente, “Güerembé” de Manuel Jiménez, “Ponte la careta” y “A bailar Gaga” de Marcos Caminero, “Carnaval” de Kinito Méndez  y “Mambo Alí Babá” de Los Reyes del Carnaval.

Asimismo, “Los carnavales del carnaval” de Marcos Caminero, “Santo Domingo, carnaval” de Manuel Jiménez, “Mi patria en carnaval” de Roldán Mármol y “Cómprate tu careta” de Johnny Ventura.

Por Kederlin Nivar Andujar

Más contenido por Kederlin Yasmin Nivar Andujar