Por el futuro de nuestras niñas

Por el futuro de nuestras niñas

Tanto los hombres como las mujeres solo podrán contraer matrimonio a partir de los 18 años

Santo Domingo, RD.- La prohibición del matrimonio infantil o unión temprana es una condición necesaria para que nuestras niñas tengan un buen futuro. La evidencia empírica demuestra que el matrimonio infantil se traduce en una elevada probabilidad de embarazo antes de los 18 años.

Y esa situación limita significativamente la capacidad de estudio y de desarrollo profesional de las adolescentes dominicanas.

En la Cámara de Diputados de la República Dominicana se debate la eliminación del matrimonio infantil mediante la modificación del artículo 144 del Código Civil, el cual permite que una niña de 15 años puede casarse. La Comisión de Justicia de esa Cámara aprobó hoy, a unanimidad, que tanto los hombres como las mujeres solo podrán contraer matrimonio a partir de los 18 años. Asimismo, se deroga el artículo 145 de ese Código que permitía al Gobierno, por motivos graves, conceder dispensas de edad.

La unión a temprana edad, definida como el matrimonio o unión antes de los 18 años, es muy elevada en la República Dominicana. De acuerdo con encuestas realizadas a mujeres con edades comprendidas entre 20 y 24 años, el 12.3 % de ellas declaró que contrajo matrimonio o se unió antes de los 15 años y el 35.9 % lo hizo antes de los 18 años. La mayor proporción de unión temprana se registra en la zona rural.

La unión temprana limita el nivel educativo de las niñas. En base a la encuesta ENHOGAR-MICS se observa que menos del 10% de las unidas antes de los 18 años llegó a nivel universitario, cifra muy distante del 54 % de las unidas a una edad posterior. La pérdida de oportunidades educativas implica que las niñas que han sido víctima de la unión temprana tendrán menores ingresos y, por lo tanto, tienen mayor probabilidad de mantenerse en la pobreza.

La situación se agrava cuando se observa que el matrimonio infantil se traduce en mayor cantidad de hijos en el hogar. La unión temprana implica casi siempre un embarazo inmediato, lo cual hace que esas adolescentes tengan una mayor cantidad de hijos que otras que se unieron a mayor edad. Esto limita la capacidad de insertarse en el mercado laboral, pues tienen que cuidar a sus hijos, perpetuándose la pobreza y la desigualdad.

Por último, y algo muy triste, una madre unida antes de los 15 años tiene el doble de la razón de posibilidades de que le haya fallecido un hijo que la que tiene una madre unida a una mayor edad. Esto significa que cuando el Congreso Nacional legisle en contra del matrimonio infantil no sólo beneficiará a nuestras niñas de hoy, sino también a sus futuros hijos, reduciéndose la mortalidad infantil en el país.

Por: Jaime Aristy Escuder

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

AnteriorPleno de nueva JCE analizará la próxima semana realidad presupuestaria del organismo
SiguienteAbreu y Freeman reconocidos como JMV