Resto del Mundo

Papa Francisco ante los presos: «Cada pena debe ser abierta a la esperanza y la reinserción»

Por lo que la condena a muerte «no es ni humana ni cristiana»

El papa Francisco dijo este jueves, durante su visita a la prisión romana «Regina Coeli«, que una pena debe estar abierta a la reinserción, por lo que la condena a muerte «no es ni humana ni cristiana».

«Cada pena debe estar abierta al horizonte de la esperanza. Por esto no es humana ni cristiana la pena de muerta. Cada pena debe ser abierta a la esperanza, a la reinserción», señaló ante los presos y funcionarios al término de su visita a la cárcel, donde ofició la misa de Jueves Santo.

«No hay ninguna pena justa sin que se abra a la esperanza. Una pena que no conlleve esperanza no es cristiana, ¡no es humana!», exclamó Francisco.

El papa, emulando a Jesús de Nazaret en la «Última Cena», lavó los pies a doce personas, en este caso presos provenientes de distintas partes del mundo y de diferentes confesiones religiosas.

Ante cada uno de ellos el pontífice se arrodilló y, con una jofaina y una palangana de plata, lavó y besó sus pies.

«Yo pienso muchas veces (…) que si muchos reyes, emperadores, jefes de Estado hubieran comprendido la enseñanza de Jesús y, en vez de mandar, de ser crueles, de asesinar a la gente, hubieran hecho esto, ¡cuántas guerras se habrían evitado!», dijo.

En la mañana de este jueves, Francisco ofició también la misa Crismal y durante su homilía animó a los sacerdotes a ser «curas cercanos» y «callejeros» porque «la cercanía es la clave del evangelizador»,apuntó.

«Cuando la gente dice de un sacerdote que ‘es cercano’ suele resaltar dos cosas: la primera es que siempre está (…). Y otra es que sabe encontrar una palabra para cada uno. Habla con todos, dice la gente: con los grandes, los chicos, los pobres, con los que no creen… Curas cercanos, que están, que hablan con todos. Curas callejeros», opinó.

Más contenido por Redacción CDN