Este año la fiesta más importante para los católicos encontró los templos cerrados

Santo Domingo, RD- Por primera vez en la historia moderna los fieles católicos no pudieron celebrar el Domingo de Resurrección asistiendo a misa, debido a la amenaza de contagio por el  coronavirus.

Este año la fiesta más importante para los católicos encontró los templos cerrados.

La pandemia del COVID-19 obligó también a las iglesias a tomar medidas de prevención y buscar otras formas de llevar la palabra de Dios a la feligresía en momentos de angustia e incertidumbre por una  enfermedad, que solo en el país ha cobrado ya la vida de más de un centenar personas

Por primera vez en mucho tiempo la misa dominical fue distinta.  Los bancos estaban vacíos. En la iglesia San Antonio de Padua el Domingo de Resurrección se celebró con una misa solemne, pero sin la entrega del cuerpo de cristo y acostumbrado abrazo de la paz.

En la homilía el mensaje fue muy claro: mantener la confianza aun en las adversidades.

El Domingo de Resurrección, también llamado Pascua, es el día en que Jesucristo resucita después de la crucifixión y va al encuentro con sus apóstoles. Es la finalización de la Semana Santa para la fe católica y cristiana.

Por: Yarilis Calcaño