Donald Trump elimina una protección para migrantes con cáncer, VIH y otras enfermedades graves

Llega otro esfuerzo más del Gobierno para endurecer las condiciones por las que los inmigrantes pueden quedarse en EE.UU. La administración del presidente, Donald Trump ha eliminado una medida protectiva que garantizaba a personas indocumentadas la posibilidad de permanecer en el país mientras ellos o sus familiares recibían tratamientos sanitarios por graves enfermedades. Así lo confirmaron fuentes de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS, por sus siglas en inglés).

Este programa permitía a los migrantes con enfermedades como cáncer, VIH, distrofia muscular, parálisis cerebral o epilepsia solicitar un permiso temporal de dos años para permanecer en EEUU mientras se les curaba.

Además, los interesados y, en algunos casos, sus familiares más cercanos, como los padres en el caso de que se tratara de menores, tenían permitido gracias a ello conseguir legalmente un trabajo. Cada año, USCIS recibe unas 1.000 solicitudes relacionadas con casos como estos o graves problemas financieros, según estima la agencia.

Uno de estos casos es el de la hondureña Mariela Sánchez y su hijo Jonathan, de 16 años, quien sufre de fibrosis quística, una enfermedad hereditaria que afecta los pulmones y el aparato digestivo y no tiene cura. Sánchez, que aplicó recientemente para pedir la ayuda por las condiciones de su hijo, llegó a este país en 2016 con su familia. Anteriormente, perdió a una hija con la misma dolencia, que en Honduras los médicos no diagnosticaron correctamente.

Pero a partir del 7 de agosto, todas las peticiones pendientes relativas al permiso por razones médicas, tanto las que solicitaban el permiso por primera vez como las que buscaban una renovación, se dejaron de tomar en consideració, según afirmó una portavoz de la agencia a The Associated Press. La única excepción será para los militares y sus familias.

En algunos estados, como Massachusetts, California y Carolina del Norte, los migrantes interesados empezaron a recibir cartas donde se les anuncia el fin del programa, según aseguran activistas defensores de estas personas.
En tres de ellas, a las que ha tenido acceso la emisora de radio WBUR, USCIS comunica al destinatario que, como se encuentra en EEUU en situación irregular, tiene a disposición 33 días para dejar el país. En alternativa, se le someterá a un proceso de deportación.

La portavoz de USCIS interpelada por AP aseguró que ahora los casos de estos inmigrantes pasarán bajo el juicio del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) y que podrán buscar la concesión de nuevos aplazamientos de la deportación por parte de esta agencia.

Sin embargo, la cartas a las que han accedido WBUR, The Boston Globe y AP, todas recibidas por familias del área de Boston, Massachusetts, —donde se encuentran algunos de los mejores hospitales del país— no mencionan esta opción, y solo indican el plazo de poco más de un mes para dejar EEUU.

“ESTÁN DEPORTANDO A NIÑOS CON CÁNCER”

Abogados, activistas, doctores y algunos representantes políticos han criticado la decisión del Gobierno definiéndola cruel y manifestando el temor a que los migrantes enfermos puedan perder accesos a las curas necesarias para sus casos si vuelven a sus países de origen.

“Es un nuevo punto bajo”, afirma el senador democrático Ed Markey. “La administración Trump está literalmente deportando a niños con cáncer”.

Fuente: Telemundo

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

COMPARTIR
AnteriorMás de 19 estados de EE.UU. demandan al gobierno de Trump por la detención prolongada de niños migrantes
SiguienteMTV Video Music Awards 2019: Esta es la lista completa de ganadores