En una ceremonia de manera inusual

Santo Domingo, RD.- Concurrida de fieles católicos estuvo la iglesia católica durante la celebración este jueves del Día de la Virgen de la Altagracia, madre protectora del pueblo dominicano.

La feligresía católica puso de manifiesto su devoción Mariana aunque las eucaristías  fueron realizadas en una ceremonia de manera inusual.

Guardando el distanciamiento en los templos, los católicos celebraron esta sagrada advocación, que se remonta a la época colonial.

Y es que la situación de pandemia impidió el acostumbrado peregrinar hacia los pies de la Santa Virgen para venerarla.

En la iglesia La Paz, ubicada en el Centro de los Héroes,  la asistencia a misa fue  significativa. La importante fecha fue aprovechada para una vez más pedir la intercesión  de la virgen María ante Dios, por la salud física y espiritual del pueblo dominicano.

Los devotos de la madre protectora confían en que con su gracia e Intervención el país verá en los próximos meses una mejora sustancial de la situación sanitaria.

Por Yarilis Calcaño