Eventual construcción de muro abre debate sobre la redefinición de los límites fronterizos

Entablar nuevas conversaciones con Haití  podría tardar años, debido a la escasa voluntad del  vecino país

Santo Domingo, RD.- Ante el anuncio que hiciera el presidente Luis Abinader del inicio, a mitad de año,  de la construcción de un muro fronterizo para regular la migración haitiana en el país, son muchas las opiniones a favor y en contra  sobre este proyecto.

Durante su primera rendición de cuentas,  el jefe de Estado expresó que  con la edificación, en un plazo de dos años, se pondría fin a los problemas de inmigración ilegal,  narcotráfico,  tránsito de vehículos robados  y la protección de la integridad  territorial que el país ha buscado desde la independencia.

“Con todo ello y en un plazo de dos años, queremos poner fin a los graves problemas de inmigración ilegal, narcotráfico y tránsito de vehículos robados que padecemos desde hace años y lograr la protección de nuestra integridad territorial que llevamos buscando desde nuestra independencia”, indicó Abinader.

La idea del mandatario contempla  nuevas medidas,  entre ellas: refuerzo de la seguridad en combinación de los medios físicos y tecnológicos, doble verja perimetral en los tramos conflictivos y una simple en el resto, sensores de movimiento, entre otros.

Según se publica en la investigación denominada: “Diseno de estructuras para el control fronterizo entre República Dominicana y Haití”, elaborada por Christian N. Medina Sánchez y Susan de los Santos Miranda, establece que la frontera domínico-haitiana posee una extensión aproximada de 391 kilómetros, de los cuales 172 kilómetros están compuestos por ríos y/o lagos, 219 kilómetros de terreno común, 313 pirámides, 6 puentes fronterizos, 40 kilómetros de carretera internacional, 4 pasos formales (Jimaní, Pedernales, Elías Piña, Dajabón) y 14 mercados binacionales, siendo los pasos de Elías Piña y Dajabón los de mayor inconveniente al momento de indagar acerca de los problemas presentes en esta frontera, debido al constante movimiento de personas que allí se produce, tanto dominicana como extranjera.

A pesar de estas medidas que se quieren implementar, los pasos fronterizos formales para ingresar a República Dominicana, vía Haití, aunque tienen vigilancia extrema, cientos de indocumentados haitianos ingresan a nuestro territorio.

El historiador y periodista Federico Cabrera, oriundo de Elías Piña, plantea que es difícil pensar en un muro, ya que para trazar el mismo habría que redefinir la frontera  y entablar nuevas conversaciones con Haití, por lo que el mismo podría tardar años,  debido a la escasa voluntad del  vecino país.

 

“Lo que yo siempre he planteado es que es difícil pensar en un muro o una valla, separando los dos países en la frontera, porque para hacer eso habría que redefinir la frontera, esto significa embarcarse en una  nueva conversación con Haití, y cosas que podría durar muchísimos años para llegar a un acuerdo, si es que se llega”, reveló.

Con la  firma del Tratado de Fronteras, del 21 de enero de 1929, República Dominicana cedió el 8% de territorio a Haití. En él participaron, en ese entonces, el presidente Horacio Vásquez y  Louis Bornó. Con este tratado se fijaron los límites y se dio  un paso histórico ante los problemas de estabilidad entre ambas naciones.

No fue hasta el 1936, bajo el Gobierno del dictador Rafael Leónidas Trujillo, junto a Stenio Vincent, presidente de Haití, cuando se realizó una revisión del tratado firmado en 1929,  y se transfiere al vecino país el 3%  adicional del territorio, y quedó establecido lo que hoy conocemos como frontera dominico-haitiana.

En la actualidad, la ejecución de esta edificación surge tras la reunión que sostuvo Luis Abinader, el pasado 10 de enero con su homólogo, Jovenel Moïse, que vislumbra apoyo en cuanto a la cedulación y construcción de hospitales, en territorio haitiano.

De su lado, el presidente de la Fuerza Nacional Progresista (FNP), Pelegrín Castillo, considera que los poderes internacionales debieron rescatar, reconstruir y darle un horizonte de futuro a Haití, pero que estos no lo han realizado porque “están contando con la solución dominicana al problema haitiano”.

“Los poderes internacionales, que debieron hace mucho ir a rescatar a Haití en Haití, a reconstruirlo, a darle un horizonte de futuro, de esperanza, no lo han hecho porque sencillamente están contando con la solución dominicana al problema haitiano”, precisó.

Asimismo, Castillo señaló que la iniciativa del presidente Luis Abinader merece el respaldo de toda la población dominicana, ya que esta  contribuiría a reducir y eliminar la estructura de corrupción trasnacional de más riesgo que opera en la isla.

Por su parte, el expresidente de la República, Leonel Fernández, calificó la construcción de la verja fronteriza como una defensa a la soberanía, ya que la misma evitaría las migraciones masivas al país.

“Defender el territorio nacional, la soberanía, la autodeterminación, evitar migraciones masivas ilegales al país, siempre estaremos de acuerdo con eso”, argumentó.

Entre tanto,  el ministro de Relaciones Exteriores, Roberto Álvarez, agregó que el monto de la edificación del famoso muro costaría unos 100 millones de dólares.

“Pudiera costar más de 100 millones de dólares la totalidad, esa no es una suma excesiva y se establecerían modalidades de financiamiento para pagos a largo plazo”, dijo. “No es algo que estamos pensando que va a salir del presupuesto en los próximos años”.

Algunos legisladores de partidos opositores indicaron que sería inaceptable  desembolsar esta cantidad ante la crisis económica por la que atraviesa actualmente el país, producto de la pandemia del coronavirus (COVID-19).

“Disponer de 100 millones de dólares en un país como República Dominica, donde un botellón de agua cuesta 70 pesos, sería  una indomia inaceptable” expresó Gustavo Sánchez, vocero de los diputados del Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

Por otro lado, Sócrates Pérez, diputado peledeísta por la provincia Santo Domingo, dijo que con la construcción del muro fronterizo no se resolverá el problema de la migración haitiana.

“Creo que, en este momento, es una provocación al pueblo dominicano, de tu decir que en esta situación que estamos se va a invertir 100 millones de dólares en una verja que a mi entender no resuelve el problema”, denunció.

De su lado, la exembajadora dominicana ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Cristina Aguiar, planteó que nunca se estará seguro de que erigir una verja perimetral sería el remedio absoluto para controlar la migración, pero que esta ejercerá un efecto disuasivo.

“Nunca podemos estar seguros de que erigir una verja perimetral será el remedio absoluto, la panacea, pero si ejercerá un efecto disuasivo”, estableció.

Aguiar, apuntó que si Abinader logra ejecutar el proyecto se “casa con la gloria”, porque la mayoría de la sociedad dominicana está preocupada por la migración haitiana.

“Nunca podemos estar seguros de que erigir una verja perimetral será el remedio absoluto, la panacea, pero si ejercerá un efecto disuasivo”, estableció.

Aguiar, apuntó que si Abinader logra ejecutar el proyecto se “casa con la gloria”, porque la mayoría de la sociedad dominicana está preocupada por la migración haitiana.

¿Cuántos haitianos legales hay en el país?

Según datos estadísticos, arrojados por el Plan Nacional de Regularización iniciado en el año 2017, 254,198 haitianos obtuvieron sus documentos  para estar de manera legal en el país.

El principal objetivo de este plan, definido bajo las categorías de la Ley General de Migración, es asistir con las condiciones de vida social y laboral de los extranjeros y restringir la cantidad de personas que tienen varios años residiendo en el país sin ostentar con una estancia que les permitiera hacer uso de sus derechos y protección del Estado dominicano.

En fin, este reportaje periodístico, analiza y documenta todo alrededor de la eventual construcción de una verja o muro fronterizo para evitar la migración masiva, el crecimiento de los actos delictivos y para proteger la soberanía nacional.

Por: Yadilis Guillén

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

AnteriorMinistro de Salud dice virus no distingue entre persona o nacionalidad
SiguienteEl país atendió 60,907 parturientas haitianas desde el año 2019 a la fecha, pese a precariedades de sistema de salud