La audiencia fue pautada para el viernes a las 9:00 de la mañana

San Pedro de Macorís, RD.- La Oficina de Atención Permanente de San Pedro de Macorís aplazó este lunes el conocimiento de medidas de coerción contra los cinco agentes cancelados de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD), quienes fueron destituidos tras ser acusados de agredir a tiros a una familia cristiana en La Romana.

La audiencia fue pautada para el viernes a las 9:00 de la mañana, a solicitud de la defensa técnica.

Durante el incidente resultó herido de bala en la espalda Aneudy Pilier, según el abogado Manuel Castro, representante legal de la víctima.

La semana pasada, la institución antinarcótico suspendió y procedió a cancelar cinco de sus miembros que actuaron de manera injustificada y excesiva en contra de una familia que se desplazaba en un vehículo en la provincia de La Romana.

Los agentes de la DNCD tenían montado un operativo ante una alerta entre las zonas de Bayahíbe y San Pedro de Macorís, siendo en esa circunstancia que los integrantes de la patrulla, abordaron un vehículo y al no atender el llamado a paro continuaron la marcha.

En ese momento, varios agentes realizaron múltiples disparos a los neumáticos del vehículo resultando levemente herido uno de sus ocupantes.

"El organismo antinarcóticos advierte que todo el que actúe de espaldas a la ley y violando reglamentos internos será cancelado de la institución", señala la nota.

Los cinco miembros, dos agentes y tres integrantes de las Fuerzas Armadas, están siendo puestos a disposición de la justicia.

En dicho comunicado, la DNCD lamenta el caso e informa se ha reunido con los familiares de los afectados para expresar su apoyo y solidaridad.

Familia narra los hechos

El joven cristiano Aneudy Pilier, narró el momento en que resultó herido, luego que miembros de la DNCD hicieron siete disparos al vehículo que conducía, donde viajaban cuatro menores de edad, su madre, su esposa y una hermana en La Romana.

Pilier se recupera en el Centro Médico Coral de La Romana, tras recibir un disparo en la espalda.

El joven quien reside en Estados Unidos con su esposa y tres hijos, contó el momento en que cinco agentes de la DNCD les emprendieron a tiros.

El hecho ocurrió en la comunidad de Los Arados, próximo a Playa Nueva Romana, donde también viajaban su esposa Rosángela Moya, su madre Celeste Paulino y su hermana, Alondra Paulino.

La familia depósito hoy la denuncia en la Policía Nacional y la Fiscalía, en San Pedro de Macorís.

Se encuentra fuera de peligro, pero aún está ingresado en la clínica Coral, en La Romana.

Por Rafael Lara