Europa tiende a limitar la movilidad de viajeros de cara a la Semana Santa

Son varios los países que mantienen limitaciones ante la fuerza de la tercera ola y el temor a una cuarta.

Redacción Internacional.- Aunque Alemania aún no ha aclarado qué va a hacer por fin con los viajes de sus nacionales al extranjero, la extensión de los contagios por las nuevas variantes de la COVID-19 ha hecho que los principales países de Europa restrinjan la movilidad de cara a las vacaciones de Semana Santa con nuevos confinamientos locales y sanciones por viajes no esenciales.

Esto ocurre cuando ya se ha cumplido con holgura un año después de que en el Viejo Continente se adoptaran las primeras medidas de control para evitar la difusión de la pandemia. Son varios los países que mantienen limitaciones ante la fuerza de la tercera ola y el temor a una cuarta.

ALEMANIA

Después de un debate nacional considerable, la canciller alemana, Angela Merkel, ha revocado la paralización de la actividad publica y económica para la Semana Santa y asumido el "error" ante una decisión que causó enojo y confusión en pleno año electoral.

Merkel pidió "perdón" a la ciudadanía pese a que los contagios y la ocupación de las ucis llevan varias semanas al alza, y pese a que su propio Gobierno estudia prohibir temporalmente los viajes de vacaciones en el extranjero, según publicaron varios medios alemanes que recogen la polémica sobre los viajes a la isla española de Mallorca esta Semana Santa.

El momento es complicado por cuanto la posible prohibición levanta dudas sobre su constitucionalidad, con lo que los ministerios de Interior y Justicia están analizando su viabilidad legal, si bien persiste la recomendación de no viajar al extranjero.

En Alemania, en general, no hay ninguna restricción para moverse libremente por el territorio nacional.

La incidencia semanal se mantiene en Alemania en los 108,1 nuevos casos por 100,000 habitantes, después de subir de manera notable en los últimos días, mientras que una semana atrás estaba en 86,2.

FRANCIA

El Gobierno francés anunció hoy, miércoles, que prepara un endurecimiento de las restricciones en una serie de departamentos, como Aube, Nièvre y Ródano (su capital es la muy poblada Lyon), tras observar un incremento de la incidencia de la covid. Se trata de áreas donde viven más de dos millones de personas.

En todo caso, siguen las limitaciones a la movilidad desde el 20 de marzo en los 16 departamentos de la nación (incluido París, donde vive un tercio de la población) en los que la epidemia se había expandido con más fuerza. El primer ministro francés, Jean Castex, ha insistido en que no se organicen comidas con personas que no pertenecen al mismo hogar.

Francia tiene casi totalmente cerradas las fronteras con la inmensa mayoría de los países que no pertenecen al Espacio Económico Europeo y desaconseja, aunque no prohíbe, viajar a los de la Unión Europea.

REINO UNIDO

Con las actuales restricciones, la movilidad dentro del Reino Unido está limitada a ciertas actividades como desplazamientos por trabajo, cuidado de enfermos y emergencias. Los ciudadanos deben restringir sus movimientos a su "área local" en cualquier otra circunstancia.

Viajar al extranjero también está permitido solo bajo supuestos especiales. Tratar de abandonar el país para hacer turismo, o por cualquier otro motivo no catalogado como esencial, se castigará con multas de 5,000 libras (5,800 euros) a partir del lunes.

Para entrar en el Reino Unido, es necesaria una PCR o un test de antígenos negativo realizado en los tres días previos al viaje. Una vez en suelo británico, es obligatoria una cuarentena de diez días y otras dos PCR negativas, en el segundo y el octavo día de aislamiento.

ITALIA

En Italia está prohibido viajar entre regiones al menos hasta el 27 de marzo. Desde el pasado día 15 y hasta el 6 de abril, todas las regiones con una incidencia semanal superior a los 250 contagios por 100,000 habitantes pasan a un confinamiento en el que está prohibido salir de casa, excepto por motivos de trabajo, salud, necesidad urgente, o para hacer deporte en las inmediaciones del domicilio.

El Gobierno italiano ha decretado un confinamiento de todo el país para los días festivos de Semana Santa a nivel nacional (3, 4 y 5 de abril). En cuanto a los viajes del exterior, todos los ciudadanos que procedan de la mayoría de países europeos deben presentar una prueba de antígenos o PCR negativa realizada 48 horas antes.

PAÍSES BAJOS

Países Bajos no aplica restricciones a la movilidad a nivel interno y los ciudadanos pueden moverse libremente en transporte público o privado entre las diferentes regiones y ciudades del país. Sin embargo, y como requisito para entrar a territorio neerlandés, se necesita mostrar una PCR negativa y un test rápido antes de subirse al avión, así como someterse a una cuarentena de 10 días al aterrizar, pero siempre bajo la recomendación “urgente” de solo hacer viajes estrictamente necesarios.

Además, La Haya mantiene hasta el 1 de abril una prohibición de vuelos desde Sudamérica, Centroamérica y Sudáfrica, debido a las últimas mutaciones del coronavirus detectadas con frecuencia en esas regiones, aunque se aplican algunas excepciones, como los viajes del personal médico o de los nacionales neerlandeses.

BÉLGICA

Las autoridades belgas decidieron este miércoles cerrar los centros escolares, los negocios de contacto como peluquerías, y restringir el acceso a los comercios no esenciales solo a los clientes con cita previa, entre otras medidas para tratar de contener la curva ascendente de casos de COVID-19.

Bélgica no ha tomado medidas para evitar los desplazamientos internos, pero es uno de los países de la Unión Europea (UE) que más restricciones aplica a los viajes al extranjero, ya que los desplazamientos no esenciales están prohibidos hasta el 18 de abril.

RUSIA

En Rusia no existen limitaciones para la movilidad interna. Las 85 regiones del país establecen las normas sanitarias según la situación epidemiológica en cada lugar.

Los viajes al extranjero se regulan en base a los acuerdos bilaterales con los países que tienen abiertas sus fronteras, lo que en la mayoría de los casos supone la presentación de pruebas PCR en un plazo no superior a tres días antes de la fecha del viaje.

ESPAÑA

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, analiza este miércoles con los responsables sanitarios regionales la evolución epidémica ante el temor de que estalle una cuarta ola de contagios, lo que podría llevar a endurecer las restricciones de movilidad y relaciones sociales con vistas a las vacaciones de Semana Santa. Cada una de las regiones está cerrada al resto y solo puede haber movilidad entre ellas por motivos estrictamente necesarios y esenciales.

Sin embargo, está permitida la entrada de extranjeros, que solo necesitan, en general, una PCR negativa, aunque en algunos casos se exige también una cuarentena. El Gobierno español lo justifica por motivos de reciprocidad con otros países europeos.

PAÍSES NÓRDICOS

En Dinamarca no existe ninguna restricción a la movilidad interna, pero sí se desaconsejan los viajes no imprescindibles fuera del país. Al regresar es obligatorio someterse a un análisis y a una cuarentena de diez días, que puede ser acortada si se presenta una prueba PCR negativa cuatro días después de la llegada.

Suecia tampoco limita la movilidad interna y sólo desaconseja los viajes a países del Espacio Económico Europeo (EEE), con algunas excepciones por motivos epidémicos. A quienes regresen de un viaje al exterior se les aconseja someterse a una prueba y a una cuarentena de diez días, pero no es obligatorio.

Noruega no limita los viajes internos pero recomienda no hacer desplazamientos al extranjero no imprescindibles. Quienes viajen fuera del país deberán someterse a una cuarentena obligatoria de diez días en un hotel y someterse a un test de coronavirus.

Finlandia mantiene vigente el estado de excepción declarado el 1 de marzo y la coalición de Gobierno está negociando posibles restricciones a la movilidad para contener la pandemia, aunque de momento los ciudadanos pueden moverse libremente dentro del país.

CHEQUIA

Está en vigor un cierre perimetral de las provincias con la excepción de los residentes permanentes y por motivos de trabajo, salud o familia.

La República Checa prohíbe hasta el 28 de marzo la entrada de viajeros a su territorio por motivos turísticos. Al regresar de países calificados de riesgo, tanto los checos como extranjeros que trabajan en el país deberán guardar una cuarentena que acabará a los cinco días si obtienen resultado negativo en un test de COVID.

HUNGRÍA

Las fronteras llevan cerradas a los extranjeros desde el 1 de septiembre, aunque los ciudadanos de la Unión Europea y del Espacio Económico Europeo que llegan al país por motivos de negocios pueden entrar sin limitaciones. Esa regla se aplica también a nacionales de países como EEUU, China, Rusia, Turquía, Ucrania, Israel o Japón.

AUSTRIA

Están prohibidos los aterrizajes de aviones desde Brasil y Sudáfrica, mientras que desde República Checa y Eslovaquia, donde la incidencia de contagios es muy elevada, sólo se puede entrar por determinados pasos fronterizos. Previo ingreso al país hay que registrase con un formulario "online", y se requiere presentar un test PCR negativo a la llegada y permanecer diez días en cuarentena, que puede reducirse si a los cinco días se presenta otra prueba negativa.

GRECIA

Desde el segundo confinamiento a comienzos de noviembre pasado, la movilidad en Grecia vuelve a estar muy restringida. Los viajes dentro del país están prohibidos, tanto por tierra como por aire, con de excepciones. Así, tan solo están permitidos los desplazamientos de una región a otra por motivos de salud, trabajo, el regreso al lugar de residencia permanente, o la reunificación familiar.

FUENTE:EFE

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

AnteriorCooperativa inaugura Centro de Servicios Rápidos Coopsano en Santiago Rodríguez
SiguienteHombre mata a su pareja e hiere al hijo de esta en Alma Rosa Primera