Nacionales

VIDEO| Padre de Pototo: «él no ha matado ni ha dado un tiro a nadie”

califican
califican

El padre de Pototo, el asaltante de la presentadora Mariacela Alvares y su hija, Cristóbal Santo, dijo que aunque está de acuerdo con que su hijo pague por los hechos cometidos, dicha condena no debe ser impuesta tomando el status social de la víctima y sus influencias.

«Como sociedad y seres humanos les pido excusa Mariasela y a los jueces.. pero no creo que sea el precio que debe pagar porque él no ha matado ni le ha dado un tiro a nadie”, dijo tras calificar de exagerada la condena a su pariente.

En una transmisión en directo de CDN desde la calle respaldo 40 de Cristo Rey, familiares y vecinos de  Ramón Orlando Santos Ramírez  “Pototo”.  condenado a 20 años por el asalto a la conductora de televisión Mariasela Álvarez, calificaron de exagerada la condena a su pariente.

“Muchos que han matado dos o tres gente y le echan tres, cuatro o cinco años y andan en la calle, entonces cual es el motivo que es lo tan grande que ha hecho si no le han dado un tiro a nadie!!!”, exclamó Cristóbal Santo.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por CDN37 (@cdn37)

Pidió excusa a la sociedad, al tiempo que llamó  a la justicia y a la Mariasela a tomar en cuenta sus argumentos y bajar la pena de sus hijo

«Yo soy un padre igual que ellos también, pero ha sido un exceso  el no merece que le echen 20 años, deben castigarlos pero no así», dijo.

Explicaron que Pototo trabajaba lavando vehículos y como motoconcho en esa comunidad.

Lee también: 

¿Quién es Pototo?

Ramón Orlando Santos Ramírez, alias Pototo, tiene 30 años y era residente en Cristo Rey. Durante su audiencia por el caso de Mariasela Álvarez, el Ministerio Público no consignó expedientes delictivos anteriores que lo refirieran, por lo que se presume que no tenía antecedentes penales. No obstante, fuentes de la policía citadas por la abogada de la comunicadora, Laura Acosta, aseguran que Pototo fue investigado por otros delitos.

Ahora, Pototo guardará un año de medida de coerción por asalto agravado contra la comunicadora Mariasela Álvarez, su hija Rebeca Fernández. Asimismo, por el productor televisivo Augusto Guerrero, Sheila Paulino y una hija menor de edad.

Santo Ramírez cumplirá la imposición en la Cárcel del 15 de Azual. Esto, luego de que el Ministerio Público aportó ante el tribunal de la Oficina de Judicial de Servicios de Atención Permanente del Distrito Nacional diversos elementos de prueba. Estos, según el juez Alejandro Vargas, son suficientes para imponer la medida.

El expediente establece que el encartado cometió los actos delictivos en hechos separados que tuvieron lugar en los sectores Serrallés y Arroyo Hondo; del Distrito Nacional, el pasado 12 de septiembre.

Aproximadamente a las 12:20 del mediodía, en Serrallés, Santos Ramírez emboscó a punta de pistola a la comunicadora y a su hija. Lyego despojó a esta última de su cartera, realizó dos disparos al aire y huyó del lugar.

Una hora más tarde, el hoy detenido realizó otro atraco en contra de Sheila Paulino, su hija menor de edad y el productor de televisión Augusto Guerrero, en Arroyo Hondo; donde logró despojar de sus pertenencias a la adolescente.

En el momento del arresto, las autoridades le ocuparon los teléfonos celulares que les había sustraído el día anterior a algunas de las víctimas.

«Ajustada a derecho»

El Ministerio Público señaló que las acciones del imputado Santos Ramírez se inscriben dentro de los tipos penales de asalto agravado y porte ilegal de arma de fuego. Delitos previstos y sancionados en los artículos 379 y 386-2 del Código Penal Dominicano. Así como en los artículos 66 y 67 de la Ley 631-16, para el Control y Regulación de Armas, Municiones y Materiales Relacionados.

Ante la polémica relacionada con los años de condena a Pototo, la abogada de Mariasela Álvarez, Laura Acosta, sale al paso asegurando que dicha condena está ajustada a derecho. Justifica que los 20 años de condena a Pototo corresponden a la tentativa de homicidio contra el camionero.

Asimismo, defiende que no existen privilegios derivados de la condición de figura pública de la comunicadora. «Se aplico la ley y las evidencias de las videocámara de seguridad y la pruebas de balística fueron determinantes para sentenciarlo».

 

 

Más contenido por David Ruíz Pérez