Santo Domingo, RD.- La decisión del presidente Luis Abinader de otorgar la ciudadanía al escritor peruano Mario Vargas Llosa continúa generando malestar entre los diferentes actores de la vida nacional por haber tildado al país de racista. Sin embargo, la vicepresidenta Raquel Peña y legisladores oficialistas aseguran todo el mundo tiene derecho a reinventarse. 

El polémico decreto presidencial que convierte en ciudadano dominicano al Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa sigue sumando voces en contra.

Desde la oposición pidieron revocarlo o que, en su defecto, el novelista se disculpe ante el país por sus etiquetas de “parias y nazis” a la sentencia 168-13 que definió los requisitos para obtener la nacionalidad.

Sin embargo, desde el oficialismo defienden la decisión del mandatario al asegurar que las críticas lanzadas por el escritor son cosas del pasado y reiteraron que defender la soberanía es uno de los pilares de la actual gestión.

El escritor peruano Mario Vargas Llosa ha tenido una conflictiva relación con los dominicanos, quienes en varias oportunidades han reaccionado ante obras que consideran en su momento lesivas como su novela de ficción  “La Fiesta del Chivo”.

Más contenido por Redacción CDN