Peravia, RD.- El presidente Danilo Medina entregó este miércoles las dos plantas de la Central Termoelétrica Punta Catalina. El costo final de la obra fue de 2,454 millones de dólares.

En la actividad estuvo una parte mayoritaria del gabinete del gobierno.

Te puede interesar: Presidente Medina inaugurará este miércoles la Central Termoeléctrica Punta Catalina

El administrador de Punta Catalina, Jaime Aristy Escuder, indicó que la obra constituye un antes y un después en el país. "Hoy se escribe un antes y un después", dijo.

La planta ha estado supliendo en estos meses el 30 % de la demanda de energía del país.

El terreno donde está la planta ya es propiedad de la CDEEE. Antes los terrenos eran arrendado.

Punta Catalina que costó 2,454 millones de dólares ya tiene un valor en el mercado de 2,600 millones de dólares, informó Escuder.

La bendición de la actividad estuvo a cargo del sacerdote José Alfredo Rodríguez, de la Parroquia San José.

Las dos unidades de Punta Catalina tienen una capacidad de 756 megavatios brutos constantes.

La construcción estuvo a cargo del consorcio Odebrecht-Tecnimont-Estrella.

Aunque la planta se inaugura hoy, ha estado operando desde marzo de este año, contribuyendo con la distribución de las empresas Edesur, Edenorte y Edeeste.

El vicepresidente ejecutivo de la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEE) Rubén Jiménez Bichara, antes de ofrecer una panorámica sobre la planta, destacó que los apagones financieros que había antes en el país por falta de pago a las empresas generadoras son cosas del pasado.

Y rememoró los esfuerzos realizados desde 2012 por el Gobierno en busca de adquirir gas en el mundo para generar. Cosa que para entonces resultó prácticamente infructuoso.

Durante la etapa de mayor dinamismo en el proceso de construcción la CTPC generó empleos a poco más de 10,300 personas, la mayoría de ellos dominicanos. "Eso ayudó a elevar el nivel de capital humano, lo cual transformó la economía de las localidades cercanas a la obra", indicó la CDEEE.

Por: Martín Polanco