Leonel favorece incluyan estudio de la Biblia en escuelas públicas

Santo Domingo, RD.- El presidente de la Fuerza del Pueblo, Leonel Fernández, favoreció que se incluya en las escuelas públicas el estudio de la Biblia.

Fernández considera a la Biblia como el libro más leído en la historia de la humanidad por lo que debe estar en las escuelas.

El también escritor agregó que el sagrado libro debe ser enseñado de manera que el alumno lo pueda interpretar y asumir.

Para Leonel Fernández, Dios es la mejor explicación ante el nivel de desconocimiento del ser humano acerca de la existencia de la vida humana.

Destacó que a Dios no se le puede entender a partir de la racionalidad o la lógica sino a partir de la fe.

Leonel definió a Jesucristo como el más grande líder histórico que ha tenido la humanidad hasta los actuales tiempos.

“El que quiera ser líder político que estudie a Jesucristo yal Nuevo Testamento porque ahí encontrará todas las lecciones del mundo contemporáneo”, analizó Fernández.

El también presidente del partido La Fuerza del Pueblo reveló que sus dos personajes favoritos son Moisés y Jesús y que de ambos ha aprendido sobre política contemporánea.

Explicó que como la naturaleza humana es la misma que la de hace siglos, se pudo ver en la Biblia como a Jesucristo no solo lo ponen en una cruz sino que lo desacreditan y le ponen a su lado a dos ladrones.

Leonel admitió existen super poderes que inciden en todo el mundo

Asimismo el expresidente Leonel Fernández admitió que existen “poderes supranacionales” o “super poderes”  que inciden en todo el mundo.

Sostuvo que a veces el gobernante de un país tiene que someterse a estos poderes supranacionales, lo que, sin lugar a dudas, limita la soberanía nacional.

Destacó que incluso el ex presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tuvo que someterse a las normas internacionales establecidas por el poder.

Afirmó que existen ocasiones que aunque un presidente actúe en el marco constitucional y legal la ciudadanía reacciona de forma adversa.

Por ello es que el mandatario tiene que “dar marcha atrás” a las medidas adoptadas.