Los congresistas piden al Gobierno hacer todos los esfuerzos para frenar la construcción de dicho canal riego

Santo Domingo, RD.- Legisladores de las provincias fronterizas advirtieron que las intenciones de Haití de construir un canal de riego para desviar las aguas del río Masacre, afectaría la agricultura de sus demarcaciones, razón por la cual urgen al Gobierno dominicano llegar a un acuerdo con la vecina nación.

La preocupación se ha apoderado de los legisladores las provincias que hacen frontera con Haití, ante el conflicto que plantea la construcción de la obra.

Advierten que las intenciones de la vecina nación,  atenta contra cientos de productores agrícolas y ganaderos. Los congresistas piden al Gobierno hacer todos los esfuerzos para frenar la construcción de dicho canal riego.

En declaraciones recientes el presidente Luis Abinader se mostró optimista de que se llegaría a un acuerdo de conveniencia para los dos país.

Ha trascendido que ya los cancilleres de ambas naciones habrían iniciado conversaciones para buscar una salida al conflicto  pero no se tienen detalles del avance de este diálogo.

Organizaciones prohaitianas defienden derecho desviar río Masacre hacia Haití

Organizaciones políticas y sociales prohaitianas defendieron este martes el derecho de Haití de desviar el río Masacre hacia su territorio.

El tratado entre ambas naciones firmado en el 1929 el cual prohíbe obras que desvíen el curso de las aguas que comparten.

Un tratado que rige desde hace más de 90 años prohíbe que Haití o República Dominicana hagan obras que desvíen el curso de alguno de los ríos que corren entre ambas naciones.

Para finales de la década de 1920 ya se establecían regulaciones para el uso de los recursos acuíferos compartidos entre República Dominicana y Haití, como es el caso del río Masacre así lo explica el abogado constitucionalista Juan Miguel Castillo Pantaleón.

Ante la situación en la que Haití busca utilizar las aguas del Río masacre para labores de cultivo, Castillo Pantaleón recomienda a la diplomacia de ambos países iniciar las labores para un documento especial que sea de mayor alcance.

De su lado organizaciones que defienden los derechos de Haití aseguran que la vecina nación tiene los mismos derechos de disfrutar las aguas de ese afluente.

Para este martes fue pautada una reunión bilateral en Dajabon con el fin de debatir el tema pero fue suspendida sin darse a conocer los motivos.