Santo Domingo, RD.- La obligatoriedad de presentar de la tarjeta de vacunación a partir de este lunes ha generado incertidumbre, rechazo y hasta asuntos legales.

Dado que más del 50% de los mayores de 18 años se han inyectado las dos dosis de la vacuna anticovid, la presentación de la tarjeta ha recibido buena acogida.

Por el contrario, hay quienes consideran que legalmente nadie puede ser obligado a presentar una tarjeta de vacunación en sus lugares de trabajo u otros establecimientos

En ese sentido, algunos cifran su esperanza en que el Tribunal Superior Administrativo rechace esta obligatoriedad, cuando conozca una instancia para dejar sin efecto la resolución de Salud Pública.

A esto se suma un aspecto que genera incertidumbre.

Los datos de inoculados que ofrece el Ministerio de Salud corresponde a mayores de 18 años, y la obligatoriedad de presentar la  tarjeta es para los que tienen más de 12 años.

Otro aspecto a considerar es la advertencia de juristas de no falsificar la tarjeta de vacunación.

Porque entienden es un delito de falsedad en escritura pública, que acarrea prisión de hasta 10 años.

Ciudadanos abarrotaron este domingo centros de vacunación en busca de completar el esquema de por los menos dos inyecciones contra el COVID-19.

Decenas de adultos y adolescentes acudieron a puestos de inoculación para cumplir con las normativas que entran en vigor a partir de este lunes.

En ese sentido, algunos expresaron que preferirían no vacunarse pero por los requerimientos gubernamentales se han visto obligados a hacerlo.

Para la mayoría, la vacunación es la única forma de combatir la propagación del Covid-19 que azota día con día a nivel mundial.

Tarjeta de vacunación y medidas del Gobierno

A partir de este 18 de octubre la población tendrá que presentar su tarjeta de vacunación para acceder a comercios, empresas, entre otros lugares.

Asimismo, el Ministerio de Salud Pública presentó los pasos para sacar el duplicado de la tarjeta de vacunación a aquellos que se le haya extraviado o la tengan en malas condiciones.