El Ministerio de la juventud cuelga de un hilo debido a los casos de corrupción administrativa, que lo mantienen sumido en el desorden.

Y es que las denuncias de supuesta corrupción se han llevado la destitución de dos ministras de la Juventud en los últimos años.

Tal es el caso más reciente, la destitución de Luz del Alba Jiménez. Sin embargo, no es el primer escándalo en el que se ha visto envuelta la entidad desde que fue construida hace 20 años.

Hasta hoy, unos ocho ministros han dirigido la cartera que vela por los intereses de los jóvenes dominicanos.

Y desde entonces, algunos han salido con fuertes cuestionamientos de corrupción administrativa, clientelismo y violencia.

En 2008, el cargo estuvo ocupado por el actual senador por San Cristóbal, Franklin Rodríguez, gestión empañada tras ser señalado por clientelismo político, distribución irregular de becas y otras irregularidades.

Irreglaridades en el Ministerio de la Juventud

Mientras en 2012, la Red de Acción Juvenil pidió a la Cámara de Diputados investigar a Jorge Minaya, por presuntas irregularidades en la distribución de becas de estudiantes.

Es decir, como la organización de un viaje a Taiwán para estudiantes y profesionales del área agrícola, pero al que terminaron yendo sus allegados.

Poco después, específicamente en el 2016, Robianmy Balcácer fue condenada a pagar RD$ 6,7 millones por servicios prestados, no pagados a una empresa de tecnología.

Sin dudas, el caso más insólito es el del ex viceministro Van Troy Suazo, nombrado por el expresidente Danilo Medina.

Mientras guardaba prisión por violencia de género. No obstante, el nombramiento fue revocado inmediatamente.

Los casos ocurrieron en los gobiernos del PLD y con el prometedor cambio de administración que esperaba el pueblo dominicano.

Es decir, el presidente Luis Abinader confío a Kimbely Taveras el cambio de rumbo en esa cartera. Sin embargo, otro escándalo provocó que ésta tomará licencia laboral y posteriormente su cancelación.

Por: Karelyn Cuevas