Abinader dispuso extradición a España de Richard Wilson Torres Tineo

El presidente Luis Abinader dispuso este viernes la extradición a España del dominicano Richard Wilson Torres Tineo, mediante el Decreto 737-21.

La entrega en extradición se dispone bajo la condición de que no se le juzgue por infracciones diferentes a las que motivan su traslado.

Además, no se le aplique una condena mayor a la máxima establecida en República Dominicana (30 años).

Tampoco, que sea sentenciado a la pena de muerte, en el caso de que se compruebe la culpabilidad en los hechos que se les imputa.

La extradición de Torres Tineo fue solicitada por el gobierno español el 17 de diciembre de 2020, por el homicidio de Miguel Ángel Cuenca «Gorín», y Jesús Manuel Torres García «Jaro».

Quienes murieron a tiros el 18 de septiembre de 2002 en el interior del pub «Anaísa», situado en la avenida de las Regiones de Fuenlabrada.

Los cuerpos de «Gorín» y «Jaro», aparecieron 14 días después en un avanzado estado de descomposición, en el arroyo Guatén de la localidad toledana de Yeles. Es decir, a unos 25 kilómetros de Fuenlabrada.

«Gorín» llevaba puesta una camiseta con un anagrama de las fiestas de Fuenlabrada.

Un indicio que sirvió a la Guardia Civil de Toledo para detener a tres encubridores, dos hombres y una mujer.

Mientras, el juicio estaba previsto para el 9 de octubre, se suspendió por una indisposición de la encubridora, según explicó a ABC Isabel Cuenca, hermana de «Gorín».

Detalles sobre la acusación contra Torres Tineo

La vista oral se volvió a señalar para el 27 de enero en Móstoles. Sin embargo, en el banquillo solamente se sentarán los tres encubridores.

No obstante, la familia de «Gorín» estaba convencida de que Richard Wilson siguía viviendo en Madrid.

Por lo que difundió una fotografía de este individuo con la esperanza de que la colaboración ciudadana ayude a encontrar al presunto homicida.

Isabel Cuenca afirma que el autor del crimen mató a su hermano y a «Jaro» a sangre fría porque «se le cruzaron los cables, según uno de los testigos».

«Gorin», de 34 años, y «Jaro», de 31, eran conocidos en el pub, un local de acceso restringido en el que solo abrían la puerta a los clientes después de observarlos a través de una mirilla.

Por: Kederlin Nivar.