Internacionales

Multinacional de productos de belleza Revlon, pide la quiebra

Estados Unidos.- Agobiada por las deudas y la inflación, la multinacional de productos de belleza Revlon solicitó este jueves la quiebra, 90 años después de haber sido creada. 

La empresa con sede en Nueva York dijo que espera recibir préstamos por 575 millones de dólares de sus prestamistas existentes para mantener en marcha sus operaciones diarias.

Puedes leer:

De todas las subsidiarias internacionales de Revlon en funcionamiento, solo las de Canadá y el Reino Unido están incluidas en el proceso. La solicitud se presentó en la Corte Federal de Quiebras del Distrito Sur de Nueva York.

Esta presentación permitirá a Revlon ofrecer a nuestros consumidores los productos icónicos que hemos entregado durante décadas, mientras nos proporciona un camino más claro para nuestro crecimiento futuro

Debra Perelman, presidenta y CEO de Revlon desde 2018.

Su padre, el multimillonario Ron Perelman, respalda la compañía a través de MacAndrews & Forbes, que adquirió el negocio a través de lo que se conoce como una adquisición hostil a finales de la década de 1980. Revlon salió a bolsa en 1996.

Si bien dijo que la demanda de sus productos sigue siendo fuerte, Perelman confesó que la «desafiante forma en que está estructurado el capital» limita su capacidad de navegar los problemas macroeconómicos actuales.

Problemas antiguos y recientes para Revlon

Las marcas de Revlon, que incluyen desde Almay hasta Elizabeth Arden son una presencia constante en las estanterías de los negocios de bellezas. Sin embargo, desde ya hace algunos años que la empresa experimenta problemas por su dificultad para responder a los cambios en los criterios de belleza y la competencia creciente.

La empresa tardó en adaptarse al cambio de los cosméticos de colores brillantes, como el lápiz labial rojo, a tonos más apagados, que comenzó en la década de 1990.

Revlon también se enfrentó a la creciente competencia, no sólo de empresas como Procter & Gamble, sino también a las marcas de celebridades como Kylie Jenner, que no tienen que invertir mucho en marketing debido a su enorme número de seguidores en las redes sociales.

Los problemas de Revlon sólo se intensificaron con la pandemia, que afectó a las ventas de barras de labios, ya que la gente se enmascaró.

Las ventas cayeron un 21% hasta los 1.900 millones de dólares en 2020, pero repuntaron un 9,2% hasta los 2.080 millones de dólares en 2022, ya que los compradores volvieron a las rutinas anteriores a la pandemia.

En el último trimestre que terminó en marzo, las ventas aumentaron casi un 8%. La empresa evitó la bancarrota a finales de 2020 convenciendo a suficientes tenedores de bonos para que prorrogaran su deuda vencida.

En los últimos meses, Revlon, al igual que muchas otras empresas, experimentó desafíos en la cadena de suministro de toda la industria y mayores costos.

La empresa de belleza dijo en marzo que los problemas logísticos afectaban a su capacidad para cumplir con los pedidos de los clientes. También dijo que se vio obstaculizada por el aumento de los precios de los ingredientes clave y la persistente escasez de mano de obra.

Fuente: El Clarín

Más contenido por Redacción CDN