Israel ataca a pesar de prometer seguir adelante en Gaza

La actual ronda de enfrentamientos entre Israel y Hamás comenzó el 10 de mayo.

Gaza.- Israel desató otra ola de ataques aéreos en la Franja de Gaza el jueves temprano, matando al menos a un palestino e hiriendo a varios, mientras seguía adelante a pesar de los llamamientos de Estados Unidos para poner fin a la ofensiva contra los gobernantes militantes de Hamás en Gaza, quienes han disparado miles de cohetes contra Israel.

El primer ministro Benjamin Netanyahu se enfrenta a una creciente presión del aliado más cercano de su país, pero parece decidido a infligir el máximo daño a Hamás en una guerra que podría ayudar a salvar su carrera política. Aun así, los esfuerzos diplomáticos para negociar un alto el fuego se aceleraron y un alto funcionario de Hamás dijo que esperaba una tregua pronto.

Las explosiones sacudieron la ciudad de Gaza y las bengalas naranjas iluminaron el cielo antes del amanecer, y también se registraron bombardeos en la ciudad central de Deir al-Balah y la ciudad sureña de Khan Younis. Cuando salió el sol, los residentes inspeccionaron los escombros de, al menos, cinco casas familiares destruidas en Khan Younis. También hubo fuertes ataques aéreos en una vía comercial en la ciudad de Gaza.

El ejército israelí dijo que atacó al menos tres casas de comandantes de Hamás en Khan Younis y otra en Rafah, apuntando a "infraestructura militar", así como a una unidad de almacenamiento de armas en una casa en la ciudad de Gaza.

Fuertes ataques aéreos también golpearon una calle en el campo de refugiados de Jabaliya en el norte de Gaza, destruyendo casas destartaladas con techos de metal corrugado en las cercanías. El ejército dijo que golpeó dos lanzadores subterráneos en el campamento utilizados para disparar cohetes contra Tel Aviv.

La actual ronda de enfrentamientos entre Israel y Hamás comenzó el 10 de mayo, cuando el grupo militante disparó cohetes de largo alcance hacia Jerusalén después de días de enfrentamientos entre manifestantes palestinos y la policía israelí en el recinto de la mezquita de Al-Aqsa , un lugar de conflicto sagrado para judíos y musulmanes. Las tácticas de mano dura de la policía en el complejo y la amenaza de desalojo de decenas de familias palestinas por parte de colonos judíos habían avivado las tensiones.

Desde entonces, Israel ha lanzado cientos de ataques aéreos que, según dice, han tenido como objetivo la infraestructura de Hamás, incluida una vasta red de túneles. Hamás y otros grupos militantes incrustados en áreas residenciales han disparado más de 4,000 cohetes contra ciudades israelíes , cientos se han quedado cortos y la mayoría de los demás han sido interceptados.

Al menos 230 palestinos han muerto, incluidos 65 niños y 39 mujeres, con 1,710 personas heridas, según el Ministerio de Salud de Gaza, que no desglosa las cifras en combatientes y civiles. Hamás y el grupo militante Jihad Islámica dicen que al menos 20 de sus combatientes han sido asesinados, mientras que Israel dice que el número es de al menos 130. Unos 58,000 palestinos han huido de sus hogares.

Doce personas en Israel, incluido un niño de 5 años, una niña de 16 años y un soldado, han muerto. El ejército dijo que un misil antitanque disparado desde Gaza golpeó un autobús vacío cerca de la frontera el jueves e hirió levemente a un soldado israelí.

A medida que aumentaba el número de víctimas en los peores combates desde la guerra de Israel y Hamás en 2014, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, presionó a Israel para que detuviera su operación, pero Netanyahu rechazó. Marcó la primera ruptura pública entre los dos aliados cercanos desde que comenzaron los combates y podría complicar los esfuerzos internacionales para alcanzar un alto el fuego. Su rechazo también plantea una prueba difícil de la relación entre Estados Unidos e Israel al principio de la presidencia de Biden.

Netanyahu dijo el miércoles que apreciaba "el apoyo del presidente estadounidense", pero que Israel seguiría adelante para devolver "la calma y la seguridad" a sus ciudadanos. Dijo que estaba "decidido a continuar con esta operación hasta que se cumpla su objetivo".

Biden había evitado previamente presionar a Israel de manera más directa y pública para un alto el fuego con Hamas. Pero ha aumentado la presión para que Biden intervenga con más fuerza a medida que otros esfuerzos diplomáticos cobran fuerza.

Los negociadores egipcios también han estado trabajando para detener los combates, y un diplomático egipcio dijo que los altos funcionarios estaban esperando la respuesta de Israel a una oferta de alto el fuego. El diplomático habló bajo condición de anonimato de acuerdo con las regulaciones.

Desde que comenzaron los combates, la infraestructura de Gaza, ya debilitada por un bloqueo de 14 años, se ha deteriorado rápidamente. Los suministros médicos, el agua y el combustible para la electricidad se están agotando en el territorio, en el que Israel y Egipto impusieron el bloqueo después de que Hamás tomó el poder en 2007.

Los ataques israelíes han dañado al menos 18 hospitales y clínicas y destruido un centro de salud, dijo la Organización Mundial de la Salud. Casi la mitad de todos los medicamentos esenciales se han agotado.

Fuente: AP