Noticias

Marco Rubio gana elecciones primarias en la Florida para reelegirse en el Senado

Marco Rubio gana elecciones primarias en la Florida para reelegirse en el Senado
Marco Rubio gana elecciones primarias en la Florida para reelegirse en el Senado

Marco Rubio tiene el camino despejado hacia las elecciones generales de noviembre, en las que se enfrentará al demócrata Patrick Murphy para mantener su asiento en el Senado, al ganar ampliamente en las elecciones primarias en la Florida con el 71 por ciento de los votos cuando se habían escrutado el 51 por ciento de los recintos.

En Miami-Dade, Rubio barrió la contienda con el 71,59 por ciento de los votos comparado con su rival más cercano Carlos Beruff, quien obtuvo casi el 20 por ciento, según los resultados provisionales publicados por la Comisión de Elecciones del condado. Rubio ya había ganado el 89 por ciento del voto “ausente” y del adelantado.

“Gracias a ustedes por todo su apoyo. Mantengamos el impulso”, escribió el senador en su cuenta de Twitter al conocer los resultados.

Rubio, uno de los candidatos republicanos a la Presidencia que perecieron bajo la fuerza de la vertiginosa campaña de Donald Trump, decidió presentarse a la reelección en el último momento. El senador cubanoamericano había prometido que no lo haría tras retirarse de la carrera por la Casa Blanca, al perder precisamente en la Florida, donde solo superó a Trump en Miami-Dade.

Muchos están pendientes de lo que pase con Rubio, pues su asiento podría significar el mantenimiento del control del Senado por parte de los republicanos. Asegurar su reelección también le permitiría mantenerse en el ojo público con miras a una posible campaña presidencial en el 2020.

En las semanas previas a estas elecciones, Rubio se ha enfocado en buscar apoyo para la lucha contra el zika, que ya ha afectado al sur de la Florida. Entre sus tareas pendientes, estaba borrar en la mente de los votantes las acusaciones durante la campaña para la nominación republicana a la Casa Blanca, cuando fue atacado por su pobre asistencia a las sesiones del Senado.

En entrevista con CNN esta semana, Rubio no pudo asegurar que de ser reelecto, cumpliría en totalidad su segundo término de seis años. “Nadie puede hacer ese compromiso”, dijo.

Otras críticas dirigidas al senador desde el campo republicano durante la campaña presidencial tenían que ver con sus cambios de opinión y su política migratoria. Pero aunque algunos votantes se hicieron eco de estos argumentos y no votaron por Rubio, la campaña presidencial no lo afectó demasiado en estas primarias.

Para Rebeca Pérez, una joven maestra que acudió a votar en la Biblioteca Regional de West Dade, no había más opción que Rubio para el Senado. “Él tiene las mismas convicciones que yo y me gusta como pone su visión de la familia primero”, dijo al Miami Herald, mientras Charles Stuart, que acudió al recinto de la Biblioteca Pública de Homestead, dijo que votó por Rubio aunque no estába de acuerdo con su política migratoria.

Pese a los tensos intercambios en televisión nacional con Trump, Rubio reiteró en la mañana del martes a CNN su apoyo al candidato republicano. “Tengo desacuerdos con Trump en algunos temas, estoy en desacuerdo en todo con Hillary Clinton”, dijo. A su vez, Rubio ha sido apoyado para la reelección por el magnate neoyorquino y por su también rival durante la pasada contienda, el senador Ted Cruz.

Durante el día, Rubio estuvo reuniéndose con votantes en varios condados de la Florida y esperó los resultados en Orlando, donde su campaña organizó la acostumbrada fiesta del día de la elección con seguidores de esa localidad.

Todas las encuestas lo daban ganador por amplio margen frente al desarrollador urbano Beruff, de origen cubano y residente de Bradenton. Beruff, que gastó en su campaña ocho millones de dólares de su propio bolsillo, comenzó a reducir sus gastos y apariciones públicas en los últimos días. En sus actos públicos más recientes, Rubio se ha centrado en la contienda de noviembre. Este mismo martes, su campaña estaba lanzando acusaciones contra el representante Patrick Murphy, a quien las encuestas también daban como favorito para pelear su asiento en el Senado por el partido demócrata.

Como estaba previsto, Murphy, aseguró su nombre en la boleta de noviembre contra Rubio, al derrotar a su principal contrincante, el representante Alan Grayson y obtener el 59,8 por ciento de los votos, según cifras preliminares.

El establishment demócrata favorece a Murphy, que ha recibido declaraciones de apoyo del presidente Barack Obama, el vicepresidente John Biden y el exgobernador Charlie Crist. El líder de la minoría demócrata en el Senado, Harry Reid pidió a Grayson que abandonara la campaña, tras reportes de que tenía bajo su nombre varios fondos de inversión libre (hedge funds) en Islas Caimán, un conocido paraíso fiscal. Grayson no se retiró pero mantuvo un perfil bajo previo a la elección.

Murphy estuvo visitando votantes en Miami Gardens en la mañana y también lanzando críticas a Rubio por “no ir a trabajar” en el Senado.

La asistencia a estas primarias fue baja de lo que se esperaba. Solo el 16,86 por ciento de los 1,3 millones de votantes en Miami-Dade fueron a las urnas. Hasta el domingo, el último día para la votación adelantada, solo un 1,7 millones de floridanos había votado.