McKinsey Global Institute analiza recuperación de la demanda de los consumidores

El informe examina el gasto de consumo en China, Francia, Alemania, el Reino Unido y los Estados Unidos, dividiendo a los consumidores en segmentos en base a su edad e ingreso, y determinando con esto el tamaño y la forma de la recuperación de la demanda.

Santo Domingo, RD-  19 de abril de 2021. La disposición a gastar por parte de los hogares de altos ingresos, las limitaciones de los sectores de bajos ingresos y lo que sucede con los ahorros logrados en la pandemia son los factores determinarán la sostenibilidad de la recuperación de la demanda de los consumidores una vez el virus esté bajo control. Así lo indica el más reciente informe de McKinsey Global Institute, el cual señala, además, que algunos de los nuevos hábitos de consumo adoptados durante el confinamiento podrían mantenerse en el largo plazo.

“Si bien hay razones para ser optimistas en cuanto a una recuperación sólida del gasto de los consumidores una vez que se controle el virus debido a la demanda contenida y a una acumulación importante de ahorros, la pandemia, al igual que otras crisis, dejará secuelas. Entender qué significa esto para el comportamiento del consumidor y la recuperación del gasto del mismo -un factor crítico para la recuperación económica global- es el foco de este informe”, explica Antonio Novas, Socio de McKinsey & Company y representante de la firma en República Dominicana.

El análisis de McKinsey examina el gasto de consumo en China, Francia, Alemania, el Reino Unido y los Estados Unidos, dividiendo a los consumidores en segmentos en base a su edad e ingreso, y determinando con esto el tamaño y la forma de la recuperación de la demanda.

El informe devela que, a diferencia de las recesiones anteriores, la actual no ha implicado un exceso de deuda de los consumidores, burbujas de precios de activos que estallan o fluctuaciones del ciclo empresarial a largo plazo. La repentina y profunda caída del gasto de los consumidores en China, Estados Unidos y Europa Occidental, que osciló entre el 11 y el 26 por ciento en los primeros meses de la pandemia, se debió principalmente a recortes en los servicios presenciales, especialmente en viajes, entretenimiento y restaurantes. Estas categorías han crecido en el largo plazo, y las encuestas a consumidores indican un probable repunte de la demanda luego de la pandemia. Esto significa que una implementación efectiva de las vacunas podría restaurar la demanda de los consumidores a los niveles previos a la pandemia, impulsada por la creciente confianza, la demanda contenida y los ahorros acumulados.

“Asumiendo que la pandemia está bajo control, esperamos una fuerte recuperación en los Estados Unidos, pero una recuperación desigual con variaciones entre los segmentos de ingresos y edades. Si bien muchos hogares de mayores ingresos emergen en gran medida sin cambios financieros, los hogares de bajos ingresos han perdido puestos de trabajo o se enfrentan a incertidumbre sobre sus ingresos”, señala el estudio.

En Europa, sin embargo, se espera una recuperación más lenta pausada pero equilibrada, con una desigualdad menos pronunciada que en los Estados Unidos. Como los programas de trabajo a corto plazo han ayudado a proteger el empleo (aunque con horarios de trabajo más cortos), existe una mayor oportunidad para que los empleados mantengan sus trabajos y eviten una caída en el ingreso disponible en 2021. Sin embargo, hay incertidumbre sobre lo que podría pasar con los empleos una vez que se retire el apoyo del gobierno.

Existen variaciones entre países: Alemania, que inicialmente tuvo una de las respuestas más efectivas (tanto en el ámbito de la salud como en el económico) y un mercado laboral fuerte tanto en los sectores industrial como en el de servicios, podría recuperarse primero, seguida de Francia y el Reino Unido. Sin embargo, es posible que el Reino Unido tenga la oportunidad de reabrirse antes y recuperarse más rápidamente, gracias a su campaña de vacunación, que a principios de 2021 tenía mayor velocidad que la de otros países en Europa.

Puedes leer: ¿Qué es la trombosis y cómo puede prevenirse?

La pandemia dejará marcas duraderas en el comportamiento del consumidor.
El informe examina seis cambios en el consumo que abarcan una amplia gama de hábitos en la vida de los consumidores. Entre ellas se incluyen una aceleración de las compras electrónicas de alimentos, una marcada disminución del entretenimiento en vivo, el surgimiento de nesting en el hogar (es decir, gasto en artículos como gimnasios para el hogar, patios traseros y jardines, y equipos para juegos), una disminución en los viajes aéreos de ocio, un cambio al aprendizaje remoto y un aumento en las visitas médicas virtuales.

“Desarrollamos una prueba de adherencia, que identifica los factores que determinan si un comportamiento persistirá. Centrándonos en el período 2020-2024, determinamos si cada uno de nuestros comportamientos de estudio de caso permanecería en nuestra muestra de las principales economías. Descubrimos que las compras electrónicas de alimentos, las visitas virtuales de atención médica y la inversión en el hogar probablemente se mantendrían, mientras que el aprendizaje remoto, la disminución de los viajes aéreos de ocio y la disminución del entretenimiento en vivo probablemente revertirían más cerca de los patrones pre pandémicos”, explica Antonio Novas.

En cuanto al "nesting en el hogar", la expectativa es que esta conducta perdure, ya que parte de los hogares de altos ingresos preferirán trabajar desde sus hogares en cierta medida después de la pandemia y de que los hogares de bajos ingresos mantendrán alternativas domésticas de bajo costo, como el entretenimiento digital. Al mismo tiempo, se espera que muchas otras conductas que interrumpió la pandemia -viajes aéreos de ocio, educación presencial y cena en persona- se reanuden con la recuperación, aunque potencialmente con modificaciones de la experiencia de la pandemia.

De acuerdo con datos del estudio, en entretenimiento, donde los ingresos por taquilla a nivel global en 2020 fueron de apenas el 20 al 35 por ciento en comparación con 2019, se proyecta una caída duradera de la demanda de salas de cine, debido a la alta probabilidad de cierres permanentes de salas de cine y al cambio a canales digitales por estudios de cine.

El análisis señala que los distintos tipos de regulación gubernamental podrían tener un impacto significativo en la fortaleza y forma de la recuperación de la demanda de los consumidores. Por ejemplo, en el corto plazo, tanto los temores individuales sobre el coronavirus como las políticas de viaje del gobierno, como los pasaportes con vacunas o las cuarentenas obligatorias, determinarán qué tan rápido se recuperará la demanda de viajes aéreos.

“Tener en cuenta el impacto económico desigual y la gama completa de factores de "adherencia" puede conducir a resultados muy diferentes entre mercados y categorías de productos, y las compañías y gobiernos que pueden anticipar los desafíos y oportunidades bien pueden ser capaces de dar forma al camino de recuperación en lugar de simplemente esperar a ver el resultado”, concluye Antonio Novas.

McKinsey & Company es una firma global de consultoría profundamente comprometida con ayudar a las instituciones en los sectores privado, público y social a generar un cambio significativo a través de una red de consultores en más de 100 ciudades en 65 países. McKinsey & Company está clasificada como la firma número 1 de consultoría en la lista Vault en Asia-Pacífico, Europa y Norteamérica y está ubicada en la novena posición en el ranking de empleadores más atractivos del mundo de Universum.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

AnteriorExpresidente Cámara de Cuentas insiste en que Danilo Medina ni exfuncionarios le bajaron línea
SiguienteLeonel Fernández reitera tema de las tres causales terminará en el Tribunal Constitucional