Artes

Bacá ¿Fantasía o creencia antigua?

Bacá ¿Fantasía o creencia antigua?
Bacá ¿Fantasía o creencia antigua?

República Dominicana está llena de historias de folklore, que mezclan fantasía con creencias, es el caso del Bacá o Baka, criatura demoníaca creada a través de la brujería.

Según la leyenda, se trata de un ser que puede convertirse en cualquiera animal, sobre todo, animales domésticos, como Bueyes, Toros, gallos, gatos, etc.

Creado a través de un pacto entre una persona y el diablo, a cambio de riquezas o cualquier otro deseo.

Conforme a creencias sureñas, el Bacá se adquiere o “se compra” en Haití en un Alcajé, mágico e inverosímil mercado de hechicería.

A este ser demoniaco originario del Sur del país, se les describe en muchas ocasiones como un perro grande de ojos rojizos.

Algunas personas afirman que tiene alas, otros dicen que son criaturas de distintas piezas animales.

Sin embargo, estudiosos piensan que podría tratarse de imaginación colectiva, ya que mayormente es avistado en la clase baja producto de falta de conocimientos.

La persona que hace el pacto con el diablo debe realizar ciertos sacrificios. Es decir, entregar su alma o la de un ser querido.

Se dice además, que el mismo diablo puede cambiar la jugada, ya que puede buscar el alma de la persona más importante para el pactante.

Quienes admiten su existencia, dicen que se le atribuye la enfermedad o muerte de un miembro de la familia.

Cabe señalar, que el pacto es irreversible, imposible de ser dejado sin efecto por el “comprador” del mismo.

Igualmente, si el dueño del Bacá incumple, la riqueza y bienestar otorgados se diluirían y la muerte de sus familiares será horrenda.

Tipos de pactos

El pacto para la formación de estas criaturas amerita un sacrificio de al menos un alma, pero esto puede variar, ejemplo:

A cambio del alma del primogénito de quien realiza el pacto, también por el alma de cualquier hijo o del propio pactante.

Del mismo modo, podría tomar un alma todos los días.

Cabe destacar que el Bacá debe custodiar a los sacrificados después de ciertas horas de la noche. (Entre las 12:00 hasta las 3:00 a.m.).

Cosas sorprendentes suelen suceder en ese lapso de tiempo. Tanto los religiosos como los que practican brujería, afirman que ese tiempo hay una conexión entre el mundo terrenal y el invisible.

Si el bacá no ha logrado ‘alimentarse’ antes de la subida del sol, se llevará un alma de alguien de menor valor en el territorio.

Iniciará por los empleados (si hay), continuando por los hijos, hasta eventualmente ‘alimentarse’ de su ‘amo’ (el pactario).

Ya que el Bacá no puede salir mientras esté el sol arriba, ni puede abandonar el terreno a no ser exorcizado por un sacerdote profesional (es decir, exorcizar la tierra durante el día).

Heredar un Bacá:

En caso de que muera el propietario, el Bacá pasaría a al hijo mayor. Sin embargo, si mueren tanto el propietario y sus hijos, un familiar cercano debe hacerse cargo.

No obstante, deberá pasar al próximo propietario de la tierra, sea este propietario por herencia familiar o por compra.

Es fascinante imaginar cuándo y cómo surgieron estas leyendas, y cómo han trascendido al paso del tiempo.

Sin duda alguna, estas historias brindan personalidad y profundidad a la cultura dominicana.

Por: Kederlin Nivar Andujar

Más contenido por Kederlin Yasmin Nivar Andujar