Un Gobierno indiferente al dolor ajeno

Miles de mujeres y hombres fueron despedidos por la administración del presidente Abinader y muchos no han recibido sus prestaciones

Santo Domingo, RD.- Ayer sucedió algo triste, la señora Wendy Josefina Hernández, exempleada del Ministerio de Obras Públicas, se desnudó frente al Palacio Nacional para reclamar sus prestaciones laborales.

El mismo día en que el Gobierno gastaba millones de pesos en diversos actos para conmemorar el Día Internacional de la Mujer, la desesperación que provoca no tener ingresos y estar llena de deudas llevó a una mujer dominicana a enterrar su pudor en la vía pública.

Ella no es la única. Miles de mujeres y hombres fueron despedidos por la administración del presidente Abinader y muchos no han recibido sus prestaciones. Eso es injusto. El gobierno tiene recursos suficientes para entregar las prestaciones correspondientes según las normas laborales a todos aquellos que fueron desvinculados de instituciones públicas, por no ser miembros o simpatizantes del Partido Revolucionario Moderno (PRM).

La insensibilidad de la presente administración se acentúa si se toma en consideración que la economía dominicana está impactada negativamente por la pandemia de COVID-19. El producto interno bruto retrocedió en un 6.7 % en 2020 y hacia septiembre de ese año, dato más reciente disponible, más de 335 mil personas se encontraban desempleadas con relación a septiembre de 2019. A esa terrible situación laboral, que dificulta la obtención de un empleo en el sector privado, se le añade la decisión del gobierno de desmontar entre enero y abril de este 2021 los programas de ayuda social que se establecieron para proteger a los más pobres y vulnerables frente al colapso económico provocado por la COVID-19.

Lamentablemente, este gobierno sólo reacciona cuando los temas llegan a la opinión pública, en especial a las redes sociales. Después de que la noticia del desnudo y apresamiento recorriera los medios, el ministro de Obras Públicas, Deligne Ascención, declaró que le pagarán sus prestaciones laborales a la señora Hernández y que es lamentable que haya tenido que hacer ese tipo de reclamo, porque “no había la necesidad”. A pesar de que Ascención afirma que el ministerio que encabeza es cercano y accesible, la realidad es totalmente distinta, pues Hernández lleva cinco meses reclamando sus prestaciones sin éxito.

Espero que esa dominicana haya recibido hoy el monto correspondiente a sus derechos adquiridos, después de haber trabajado 16 años en el Ministerio de Obras Públicas, y deseo que el Gobierno jamás olvide que el mensaje de Peña Gómez es primero la gente, sea del PRM o no.

Por: Jaime Aristy Escuder

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

AnteriorAnuncian 20 estaciones de vacunación en el Aeropuerto Internacional de Punta Cana
SiguienteCosta Rica continúa con disminución de casos de coronavirus