Principales

Muere el chef francés Paul Bocuse

Una de las referencias de la gastronomía francesa y mundial, ha muerto a sus 91 años

El chef Paul Bocuse, una de las referencias de la gastronomía francesa y mundial, ha muerto este sábado a los 91 años. El anuncio lo ha realizado el ministro del Interior francés, Gérard Collomb, y la noticia ha consternado rápidamente al país que lo vio nacer y que lo consideraba el “papá de la gastronomía”, una de sus figuras más internacionales.

Paul Bocuse ha muerto, la gastronomía está de luto”, ha dicho Collomb en su cuenta de Twitter. “Monsieur Paul era Francia. Sencillez y generosidad. Excelencia y arte de vida. El papá de los gourmets nos deja”, ha lamentado Collomb, ex-alcalde de Lyon. Bocuse nació en Collognes-au-Mont-d’Or, a una decena de kilómetros de Lyon, el 11 de febrero de 1926, en el seno de una familia de cocineros y allí seguía teniendo el restaurante Paul Bocuse, un nombre que fue durante décadas una referencia en el mundo de la gastronomía. Una portavoz del establecimiento no quiso comentar la noticia e indicó por teléfono a este diario que habrá un pronunciamiento oficial esta tarde.

El célebre chef, nombrado “cocinero del siglo” y condecorado con la Legión de Honor por el presidente Valéry Giscard d’Estaing, sufría desde hace años de la enfermedad de Parkinson. Según la agencia France Presse, que cita a un chef de Lyon “próximo a la familia”, Bocuse falleció en su famoso auberge de Collognes-au-Mont-d’Or en compañía de su esposa, Raymonde Bocuse, y de su hija Françoise.

En Francia resulta imposible hablar de Bocuse sin hipérboles. Fue el inspirador de la nouvelle cuisine, una re-interpretación más ligera —menos salsas, menos mantequilla, sabores más naturales y alimentos absolutamente frescos— de la cocina tradicional francesa. Logró mantener durante más de medio siglo sus tres estrellas Michelin, máxima distinción gastronómica. Una buena palabra suya bastaba para encumbrar a un chef, muchos de los cuales aprendieron mucho de lo que saben bajo su tutela, ya que durante décadas se dedicó a la transmisión de sus conocimientos a través de la Fundación Paul Bocuse. También creó el concurso Bocuse d’Or en 1987 en Lyon, que rápidamente se convirtió en uno de los más prestigiosos de la gastronomía mundial.

Bocuse era “la encarnación de la cocina francesa”, resumió el presidente de Francia, Emmanuel Macron. En un sentido homenaje, describió al fallecido chef como la “encarnación de la cocina francesa”, el “padre fundador” de la nouvelle cuisine que “abrió para la cocina francesa un capítulo glorioso que hoy en día le permite ocupar el primer nivel mundial, motivo de orgullo de Francia y de los franceses”.

“La gastronomía francesa pierde hoy una figura mítica que la transformó profundamente”, lamentó el mandatario. “Los chefs lloran en sus cocinas, en el Elíseo y en toda Francia. Pero ellos continuarán su trabajo”, aseveró Macron.

Fuente: El País

Más contenido por Redacción CDN