Higüey, La Altagracia.-El obispo de la Diócesis de La Altagracia, monseñor Jesús Castro Marte, se quejó de que la corrupción está a la vista de todos y que mantiene la gran parte de la población sumida en la pobreza y en la humillación.

Durante la homilía en la misa por el Día de la Altagracia, monseñor Castro aseguró que los políticos han desvirtuado el sentido democrático del manejo de los recursos utilizándolo para su beneficio personal y no de la población.

“Estos actos pecaminosos que mantienen a parte de la población en la miseria, en la pobreza, como es la corrupción, que es a veces muy visible entre nosotros.

Históricamente hay un mal manejo democrático que en lugar de buscar el bien común se aprovecha de los bienes del Estado para fines personales, egoístas y mediocres, eso mismo favorece la corrupción y el narcotráfico”.

Asimismo, Castro Marte calificó de valiente la decisión de las presentes autoridades de enfrentar la corrupción, “apoyemos la decisión valiente de las nuevas autoridad que se han pronunciado contra de la corrupción, contra esa lacra que está destruyendo la sociedad de la Republica Dominicana, la corrupción se convierte en humillación, en afrenta cuando disminuye para numerosos ciudadanos los recursos que se difunden sin parar la pobreza extrema”.

Monseñor Castro Marte también apeló a la defensa del medioambiente, como ha pedido el Papa Francisco, “la naturaleza está llorando constantemente por su destrucción”.

Insistió en el deseo de la Virgen de que todos caminemos juntos, de dejar de lado la envidia, cuidar los valores, la fraternidad y el amor y convidó a la población a trabajar juntos para enfrentar la pandemia de la COVID-19.

“Todos estamos llamados a remar juntos porque de la crisis generada del COVID-19 nadie se salva. Solo tenemos que buscar la unidad entre el pueblo dominicano y no podemos seguir cada uno por nuestra propia cuenta, hay que aprender a trabajar unidos”, insistió Castro Marte.