Niña de dos años parece una anciana por la 'enfermedad de Benjamin Button'

Una pequeña de Leicester (Reino Unido) es la única persona en el mundo que padece de un raro trastorno genético que la hace parecer mucho mayor de lo que realmente es, según informó este miércoles el periódico Daily Mail.

Isla Kilpatrick-Screaton, quien tiene dos años de edad y pesa 6,8 kilogramos, apenas empieza a gatear y casi no puede hablar. Para comunicarse usa Makaton, un programa de lenguaje que mezcla signos, pictogramas y palabras.

Isla's father, Kyle Screaton, 36, said: 'She is extremely small and frail though, I joke and call her grandma'

Además, tiene una enfermedad cardíaca, la forma de sus huesos está distorsionada y sus vías respiratorias son muy estrechas, lo que le dificulta la respiración.

Todo ello se debe a que la niña padece de un tipo único de displasia mandibuloacral. Se trata de una condición que comienza antes del nacimiento y se conoce también como la 'enfermedad de Benjamin Button', porque determina un envejecimiento de las células más rápido de lo normal. Su nombre hace referencia a un relato de F. Scott Fitzgerald, 'El curioso caso de Benjamin Button', en el que el protagonista nace como un hombre de 80 años y a medida que 'envejece' se va haciendo más y más joven.

Mr Screaton said: 'We're told her condition isn't life-limiting but we just don't know for sure as her case is so unique'

De acuerdo con la Organización Nacional de Trastornos Raros, solo se han registrado unos 40 casos de displasia mandibuloacral en todo el mundo, pero ninguno de ellos se parece a la mutación en los genes de Isla.

Isla, pictured with her sister, Paige, seven, weighs only 15lbs (7kg) at two years old and can say very few words – she communicates mainly through sign language

De acuerdo con la Organización Nacional de Trastornos Raros, solo se han registrado unos 40 casos de displasia mandibuloacral en todo el mundo, pero ninguno de ellos se parece a la mutación en los genes de Isla.

La pequeña casi se asfixió al nacer a las 36 semanas, con un peso de solo 2,5 kilogramos, tras lo cual fue puesta en coma inducido. Los padres pudieron llevarla a casa solo tras varias semanas, pero poco después Isla se puso azul y fue hospitalizada de nuevo. Más tarde, tuvo que ser resucitada luego de otra operación de emergencia cuando tenía tres meses de edad.

Los efectos típicos de la displasia mandibuloacral incluyen mandíbula y clavículas pequeñas, así como piel delgada, poco desarrollada y sin mucha grasa: todo ello lo tiene Isla.

La pequeña no puede llorar, por lo que para dormir queda conectada a un monitor cardíaco, cuya alarma suena cuando se despierta. Asimismo, lleva un tubo de 2,5 milimetros de ancho en la garganta, a través del cual se alimenta.

Fuente: RT 

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

COMPARTIR
AnteriorDiputados de Argentina aprueban la ley de Solidaridad que debe ratificar el Senado
SiguienteSe filtra una base de datos de casi 300 millones de usuarios de Facebook