Ping Pong, el perro cojo que salvó la vida de un recién nacido enterrado vivo por su madre adolescente

Los padres de la adolescente se han ofrecido a cuidar al bebé, pero las autoridades locales aún no lo han aceptado

Un perro llamado Ping Pong salvó la vida de un recién nacido que había sido enterrado vivo por su madre, de 15 años de edad, en un campo en Korat, al noreste de Tailandia.

El miércoles, Usa Nisaika vio a su perro rascar la tierra junto al campo de un granjero. Al acercarse a mirar, la mujer notó la diminuta pierna que se asomaba de la tierra, y desenterró frenéticamente a un bebé de 2,4 kilos. Nisaika llevó al niño al hospital donde comprobaron que no había sufrido ninguna lesión grave.

Al día siguiente, la Policía arrestó a la madre del recién nacido, que admitió haber dado a luz al bebé y haberlo enterrado para tratar de ocultar su nacimiento, porque temía que sus padres se enojaran.

Los padres de la adolescente se han ofrecido a cuidar al bebé, pero las autoridades locales aún no lo han aceptado. La Policía va a procesar ahora a la madre, pero, al tratarse de una menor, prefieren evaluar primero su salud mental, "ser profesionales" y tratarla "de manera justa", indicó el gobernador de la ciudad, Wichian Chantharanothai.

Entretanto, Nisaika relató que todos en el pueblo están asombrados por las acciones de Ping Pong, al que consideran "un héroe porque salvó la vida del bebé". La mujer contó que el perro no puede usar una pata desde que fue golpeado por un auto cuando era más joven, y que siempre ha sido "muy leal y obediente", ayudándole incluso a pastorear las vacas.

RT

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

COMPARTIR
AnteriorGobierno entrega 1, 288 Títulos Definitivos a productores en Nagua
SiguienteInauguran local Club de Madres en Sánchez para formar a mujeres en diferentes áreas