El recorte se hará al Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria

El presidente Donald Trump envió un presupuesto en el que propone un recorte de 193 mil millones de dólares en el programa de asistencia alimenticia en los próximos diez años. Esa sería una de las medidas fiscales que tienen como meta disminuir en 1.7 millones de millones de dólares el gasto público en ese período.

El recorte se hará al Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP, por sus siglas en inglés). Algunos funcionarios y congresistas que apoyan esa medida afirman que parte de esos recursos se utilizan para comprar “comida basura,” justificando así su disminución.

De acuerdo al Wall Street Journal el recorte anual equivale a un 29% del monto que se invirtió en ese programa alimenticio en 2016. Y se indica que más de 42 millones de personas de bajos ingresos reciben mensualmente una transferencia de 125 dólares.

La Administración Trump sostiene que el crecimiento económico elevará los ingresos de las personas, por lo tanto, se justifica el recorte de ese tipo de transferencias. El gobierno pronostica que la reforma tributaria y la inversión en infraestructura estimularán la demanda agregada, expandiéndose el PIB en un 3% anual.

Se prevé que el gobierno republicano realizará otros recortes de gastos sociales, que impactarían desfavorablemente sobre los segmentos de población de menores ingresos. Queda por ver si el entorno macroeconómico favorable, caracterizado por mayor empleo e ingresos más elevados, compensarían el impacto negativo de la disminución del gasto social.

Por: Jaime Aristy Escuder