Noticias

Comentario económico: Testamentos bancarios

Europa ha decidido crear un plan de resolución que evite costos para los contribuyentes cuando quiebre un banco grande. Ese plan es equivalente a un testamento bancario.

La noticia, que tomé de El País, establece que los accionistas, acreedores y los grandes depositantes tendrán que pagar la factura de la caída de los bancos. Esto evitará que el dinero público, es decir, del contribuyente tenga que ser utilizado para rescatar la entidad financiera cuando ésta sea considerada demasiado grande para caer.

El Banco de España ha preparado el testamento de los bancos Santander, BBVA, y Caixabank. Para elaborar esos planes de resolución se utilizan escenarios de elevada volatilidad y cierre de llaves de liquidez como lo ocurrido durante la crisis financiera de 2008. Esto elevará el compromiso de los accionistas y acreedores con los pequeños depositantes, a quienes se les devolvería su dinero en caso de quiebra de la entidad financiera.

Los bancos deben tener recursos suficientes propios para absorber las pérdidas económicas derivadas de escenarios altamente improbables. Esto significa más capital regulatorio y más activos fácilmente transformables en dinero líquido. De acuerdo al Banco de España, los tres bancos españoles citados, ya cumplen con el requerimiento mínimo de fondos propios y pasivos elegibles.

Estas medidas se desprenden como lección del elevado costo fiscal provocado por la crisis financiera de 2008. A partir de ahora, el costo de la mala gestión de los grandes bancos será únicamente responsabilidad de los accionistas y acreedores.