Nacionales

Auditores de la Cámara de Cuentas trabajan en ambiente hacinado

Santo Domingo, RD.- A pesar de la cercanía con las fechas festivas de diciembre, en la Cámara de Cuentas los auditores trabajan sin descansar, en un recorrido realizado por la periodista Julissa Céspedes a la sede del organismo se pudo observar que el departamento de auditoria trabaja en un lugar hacinado.

Con todo el trabajo que tiene por delante la Cámara de Cuentas, es deplorable ver, como el hacinamiento reina en el departamento de los auditores.

En el lugar,  es común ver a dos, tres y hasta cuatros peritos compartir un mismo cubículo, lo que a simple vista es un peligro debido a la propagación del Covid-19, pero también imposibilita que puedan realizar una labor en un ambiente laboral adecuado.

Debido a la amplia cantidad de auditorías por realizar, de acuerdo con el presidente de la Cámara de Cuentas, Janel Ramírez, los 210 auditores que tienen no dan abasto.

El presidente de la Cámara de Cuentas informó que han iniciado un plan para aumentar el personal de auditoria, esto a través de reclutamientos que han realizado en las universidades.

“Estamos en un proceso de reclutamiento y selección, sometimos un proceso que solo lo difundimos a través de las universidades. Participaron dos mil recién graduados de las diferentes carreras afines a lo que hace la Cámara de Cuentas. De ese grupo tenemos una base de datos más de 500 jóvenes talentosos todos y para este año que inicia en primero de enero 2022 tenemos aspiraciones a ingresar 100 nuevos auditores, 25 a nivel de supervisión y 75 a nivel de auditores”, explicó.

Equipos de computación obsoletos

En conversación con algunos auditores, estos externaron las dificultades con las que tienen que trabajar.

Algunas de las quejas son los computadores portátiles. Dicen que son muy antiguas y tienen desperfectos importantes.

De acuerdo con estos, la Cámara de Cuentas tiene un total de 483 computadoras, entre ellos laptops.

Sin embargo,  solo dos tienen menos de tres años de uso.

Indicaron que 155 tienen de tres a cinco años siendo utilizadas.

302 tienen de 6 a 10 años, y 24 tienen más 10 años.

Aseguraron que en esos equipos es que pasan horas y horas.

En el recorrido, también se pudo ver que en la primera planta, hay un auditorio que está casi terminado, pero se encuentra así desde el año 2016.

De acuerdo con las informaciones, esta obra contaba con un presupuesto de 11 millones 578 mil 680 mil pesos, a pesar de eso, los trabajos están paralizados.

No todos los departamentos que tiene la Cámara de Cuenta están en mal estado, o necesitan ser remozado.

Cuentan con la sala donde se reúne el pleno que está en muy buen estado.

También, recientemente la nueva gestión inauguró una sala de lactancia materna.

Esto con la finalidad de ofrecer a las servidoras que se encuentren en esta etapa de la maternidad un espacio donde puedan amamantar a sus bebes, así como extraer y preservar la leche materna.

El departamento de archivo es un lugar donde se ven las cajas y los documentos de las instituciones auditadas por todas partes.

Es un área húmeda y sin iluminación, algo que obstruye el mantenimiento de esa documentación.

Se observan anaqueles repletos a los que ya no les caben más carpetas.

Vehículos descompuestos

Otras de las debilidades que se presentan en la institución es la gran cantidad de vehículos descompuestos.

El encargado de transportación, Héctor Macarena narró las vicisitudes de ese departamento.

“Tenemos 44 vehículos, cinco para descargo, 10 para reparaciones, la perseguidora tiene el motor fundido, esa tienen el tren delantero, diferenciales daño y parte del motor”, explica Macarena al narrar el penoso panorama del parque vehicular.

Macarena comenta que en más de una ocasión la jeepeta perseguidora ha dejado de funcionar.

Asimismo dijo que a lo largo de los años son muchos los arreglos que han tenido que hacerle a esta.

“La cotización de la perseguidora, nos están quitando 600 mil y pico de pesos, en un taller, cuando se compró nuevo costaba un millón y pico”, lamenta el encargado de transportación de la Cámara de Cuentas.

De acuerdo con Macarena,  debido al uso intenso, los años que tienen dando servicio es muy alto el precio que se gasta en mantenimiento y arreglos, por lo que entiende se debe cambiar el parque vehicular de la institución.

Por: Ángela Ramírez

Más contenido por Rosa Reyes