Nicaragüenses protestan para pedir no se reconozcan las elecciones

Con banderas de color azul y blanco, decenas de nicaragüenses protestaron en la capital de Estados Unidos para pedir que no se reconozcan los resultados de las elecciones en Nicaragua, en las que el actual presidente, Daniel Ortega, busca la reelección.

Los nicaragüenses iniciaron su protesta ante la sede en Washington de la Organización de Estados Americanos (OEA) y pusieron rumbo a la embajada nicaragüense.

Durante el recorrido, los manifestantes sostuvieron una enorme bandera nicaragüense azul y blanca, que se ha convertido en un símbolo de la oposición a Ortega.

La bandera contrasta con los colores rojo y negro de las banderas del oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), el partido del mandatario.

Los participantes en la marcha también agitaron banderas azules y blancas más pequeñas, así como globos de esos colores.

Además, gritaron consignas como: "Ortega, escucha, seguimos en la lucha" y "¡Viva Nicaragua libre!", a lo que algunos participantes respondieron con clamores de "¡Viva!".

También portaron grandes pancartas blancas con letras negras y en las que se podía leer diferentes mensajes como "Nicaragua no se rinde", "Libertad presos políticos" o "Basta ya, farsa de circo electoral", cartel tras el cual iba un payaso vestido de azul y con el pelo de colores.

Autoridades nicaragüenses arrestan más de una treintena de opositores

La protesta en Washington es solo una de las 26 convocadas en ciudades por colectivos opositores.

El canciller nicaragüense, Denis Moncada, afirmó que el Gobierno de Ortega no teme que la comunidad internacional ignore los resultados electorales.

Antes de los comicios, las autoridades nicaragüenses arrestaron a más de una treintena de dirigentes opositores.

Entre ellos los aspirantes presidenciales Cristiana Chamorro, Arturo Cruz, Félix Maradiaga, Juan Sebastián Chamorro, Miguel Mora, Medardo Mairena y Noel Vidaurre.

En las elecciones de este domingo, Ortega, un exguerrillero sandinista que retornó al poder en 2007, busca la reelección por cinco años más.