El Bótox genera una adicción parecida a la de las drogas

El Bótox, un producto médico que se deriva de una de las toxinas más mortales conocidas por el hombre, es una adicción que sufre una enorme cantidad de mujeres en Estados Unidos, según un nuevo libro publicado por la investigadora Dana Berkowitz de la Louisiana State University.

En "Botox Nation: Changing the Face of America", la científica explica que este método de rejuvenecimiento genera en las mujeres que se someten a él una adicción parecida a la que producen drogas como el crack. Esto se debe a que tienen una expectación irrealista de sus efectos, y con cada procedimiento buscan un resultado mejor que el anterior.

"El problema es que el Bótox dura sólo entre cuatro y seis meses, por lo que cuando uno empieza a ver que las líneas de las arrugas comienzan a formarse de nuevo, uno se inyecta de nuevo", aseguró  Berkowitz en una entrevista con The Guardian. "Las mujeres que entrevisté hablan del Bótox en términos de adicción. Una incluso mencionó que era como el crack. El problema para mí es que al tratar de atraer a mujeres jóvenes, los médicos están intentando crear un consumidor de por vida".

¿Qué es el bótox?

El bótox es una neurotoxina derivada de la bacteria Clostridium botulinum. Ingerida en alimentos contaminados puede interferir con los principales músculos del cuerpo, causando parálisis e incluso la muerte. Pero cuando se inyecta en pequeñas dosis en áreas específicas puede bloquear las señales entre los nervios y los músculos, logrando que los músculos se relajen.

Así es como se suavizan las arrugas: al inmovilizar los músculos que rodean las líneas finas de expresión, es menos probable que las arrugas se muevan, haciéndolas menos visibles.

En 2015, Botox (R), producido por el fabricante farmacéutico Allergan, generó ingresos globales de USD 2,45 mil millones de los cuales más de la mitad procedían de usos terapéuticos en lugar de cosméticos. Los especialistas ya adelantan incluso que es probable que los ingresos de usos no-cosméticos se disparen en los próximos años, mientras los médicos expermientan con el botox cada vez más y Allergan realiza estudios propios.

La mayoría de los expertos están de acuerdo en que, en pequeñas dosis, el botox es seguro cuando es administrado por un profesional con licencia.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

AnteriorDirector DNI admite pudo haber descuido esperando entrega de John Percival
SiguienteAMET retiene más de 1,500 vehículos por no renovar el marbete